viernes, 29 de julio de 2011

Médicos negligentes y padres asesinos

No es ni será la primera vez que pasa. Los médicos pueden equivocarse en el diagnóstico de las enfermedades. El problema llega cuando la equivocación produce efectos mortales. Y es lo que ha ocurrido en Málaga. A una mujer embarazada le dijeron que su hijo venía con malformaciones. Concretamente se suponía que padecía deartrogriposis múltiple congénita. Todos hemos visto a personas que padecen de dicha enfermedad. Obviamente están discapacitados, pero su discapacitación física es un chiste comparada con la discapacitación moral que sufre la sociedad occidental.
¿Qué fue lo que hizo la madre de esa criatura cuando le dijeron que venía enferma? Pues irse a una clínica abortista a que la mataran. Es decir, a lo que se ve, el amor por su hijo desapareció cuando creyó que no venía sano y fuerte. En buena lógica debería ocurrir lo contrario. Es decir, si tienes un hijo enfermo, le das más cariño, más apoyo. Pues no. El instinto materno es ahogado por el egoísmo y la presión social, ya que la ley anima a matar a las criaturas enfermas antes de nacer. En este caso el embarazo iba por el sexto mes de gestación. Es decir, la criatura era viable fuera del seno materno. Yo tengo una hija que nació justo antes de cumplirse ese sexto mes. Pero en una clínica malagueña, un asesino al que me niego a llamar médico usó algún método, que prefiero no saber, para dar muerte a esa vida.
Y entonces llegó la “sopresa". Vieron al niño muerto y resulta que no padecía enfermedad alguna. Y los mismos padres asesinos que decidieron que su hijo no merecía vivir, han denunciado a los médicos que se equivocaron en el diagnóstico. E muy probable que la justicia les dé la razón y encima consigan una indemnización. Será un dinero maldito, obtenido sobre la sangre de su hijo inocente. Un hijo cuya muerte recae sobre sus podridas conciencias. Sólo la gracia de Dios puede reparar el daño moral en esas almas culpables del peor de los asesinatos: el que comete un padre y una madre en un hijo inocente. Quiera el Señor concederles el arrepentimiento.
Este es un ejemplo más de la deriva a la que lleva una legislación anti-humana. La ley de aborto anterior ya permitía estas salvajadas. El mensaje que se lanza a los discapacitados es claro: “No deberíais haber nacido y vamos a acabar con vuestro colectivo permitiendo que se os mate antes de nacer". Nazismo puro y duro sancionado por la legalidad democrática.
Sólo desde la fe cristiana se puede plantar cara a este holocausto continuo. El mensaje de la Iglesia ha de ser claro y persistente. Una sociedad que mata a sus hijos antes de nacer no merece sobrevivir. Merece, muy al contrario, desaparecer por el sumidero de la historia con destino a la peor letrina del infierno. Es hacia donde nos dirigimos si no damos marcha atrás.

jueves, 28 de julio de 2011

«Todos nuestros obispos fueron enviados a Siberia»

SACERDOTE UCRANIANO HABLA SOBRE LA IGLESIA GRECO-CATÓLICA DE SU PAÍS
InfoCatólica ha entrevistado al P. Rostyslav Bubniak, sacerdote greco-católico de la ciudad de Lvov (o Lviv), en la parte más occidental de Ucrania. La Iglesia Greco-Católica Ucraniana es la más numerosa de las Iglesias de rito oriental en comunión con el Papa y fue ilegalizada durante la época comunista. La entrevista trata temas como el origen de esta Iglesia, su liturgia propia, el sufrimiento bajo el comunismo, los problemas actuales, las relaciones con los ortodoxos y los sacerdotes orientales casados.
(Bruno Moreno/InfoCatólica)-P. Rostyslav, ¿es usted el párroco aquí en San Jorge?
 Soy el vice-párroco. San Jorge es parroquia y también la catedral de nuestro arzobispo de Lvov. El Patriarca reside en Kiev.
- No sabía que tenían ustedes un Patriarca en la Iglesia Greco-Católica Ucraniana…
[Risas] En la liturgia utilizamos el título de Patriarca. Jurídicamente, aún no lo es, pero el Vaticano sabe que utilizamos en los ritos litúrgicos este título de Patriarca.
- ¿Cuál es el origen de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana de rito oriental?
El llamado Bautismo de Ucrania tuvo lugar en el año 998. Desde ese momento, siempre hubo comunicación entre Roma y nuestra Iglesia. Incluso cuando se produjo la separación entre Constantinopla y la Iglesia Latina, en 1054, Ucrania conservó esta comunicación con Roma, a diferencia de lo que hizo Constantinopla.
Desde el año 998, nosotros habíamos estado bajo la jurisdicción de Constantinopla, porque los primeros obispos fueron nombrados por Constantinopla. Debido a ello, se implantó en Ucrania la liturgia bizantina. Sin embargo, nuestro rito no es puramente bizantino, sino más bien eslavo, ya que se fueron incorporando diversas particularidades locales.
A partir del siglo XIII, los obispos griegos que teníamos estaban enemistados con Roma, aunque siempre con una mayor relación que la que tenía Constantinopla. En 1596, todos nuestros obispos y nuestro metropolita escribieron al Papa y restablecieron formalmente la comunión con él, proclamando que queríamos estar sometidos al Papa. Es la Unión de Brest, que constituye el origen de la Iglesia Greco-Católica de Ucrania.
- Han conservado la liturgia griega y eslava, ¿verdad?
Sí. Estamos bajo la jurisdicción del Papa, pero hemos conservado toda nuestra tradicióny nuestro rito. No somos parte de la Iglesia Latina.
- Algo que llama la atención a los católicos occidentales es la existencia en las Iglesias Orientales católicas de sacerdotes casados. Usted mismo está casado. ¿La mayoría de los sacerdotes ucranianos son hombres casados?
Sí, la mayoría de los sacerdotes greco-católicos ucranianos están casados. Creo que en torno a un cinco por ciento de los seminaristas se ordenan como sacerdotes célibes. El noventa y cinco por ciento se casan antes de ordenarse. Después de la ordenación, ya no es posible casarse.
Una ventaja de los sacerdotes casados es que forman con su familia una pequeña Iglesia, a la vista de todos los fieles. También tiene cosas difíciles. Cambiar de puesto, por ejemplo, resulta complicado, por los niños. En cualquier caso, es nuestra vocación sacerdotal y debemos seguir ese camino, también cuando eso implica una cruz.
- ¿Cómo fue la situación durante el comunismo para los greco-católicos?
Durante el comunismo, desde 1946, después de la guerra, se clausuró legalmente la Iglesia Greco-Católica. Todos nuestros obispos fueron arrestados. Todos. Fueron enviados a Siberia, así como muchos sacerdotes y monjes. Dijeron: “Quien quiera permanecer en libertad, debe someterse a la jurisdicción del Patriarca de Moscú”.
- ¿Cómo se conservó la fe católica?
Muchos sacerdotes trabajaron en secreto, porque no había libertad. Todas las iglesias estaban cerradas, así que celebraban la Eucaristía en casas privadas, en pisos. Fue una época muy difícil para nosotros, de persecución, con muchos mártires. Juan Pablo II beatificó a 26 greco-católicos mártires de esta persecución. Hubo muchos más mártires, tanto sacerdotes como seglares o monjes, pero necesitaremos tiempo para recopilar los materiales y archivos necesarios.
- Después del comunismo, se volvieron a abrir las iglesias y los seminarios…
En la década de los noventa, recuperamos la libertad. Se abrió primero un seminario en Lvov. Ahora mismo, tenemos cinco seminarios en Ucrania.
- ¿Con muchos seminaristas?
Por ejemplo, en Lvov tenemos unos doscientos seminaristas. Cuando yo empecé a estudiar en el seminario, en 1994, éramos trescientos veinte. Con los años, ha bajado el número. Los jóvenes, ahora, buscan otras cosas.
- ¿Los católicos aquí son 3-4 millones?
En conjunto, en todo el mundo, somos unos cinco millones. En Ucrania creo que sí, unos tres o cuatro millones.
- ¿Todos los católicos son de rito oriental?
No, también hay una catedral de la Iglesia Latina. Creo que hay cuatro iglesias de rito latino en Lvov. En general, los católicos de rito latino son de origen polaco.
- ¿Qué ha pasado con las iglesias católicas que el comunismo cerró o entregó a los ortodoxos?
En general, en Ucrania occidental, la parte más católica del país, nos devolvieron la mayoría de las iglesias. Sin embargo, en Ucrania oriental, la zona más cercana a Moscú, no ha sido así. Allí hay problemas incluso para construir nuevas iglesias, por presiones de Moscú.
- En Ucrania hay tres Iglesias Ortodoxas separadas, ¿no?
Sí. La Iglesia Ortodoxa de Ucrania – Patriarcado de Kiev, la Iglesia Ortodoxa – Patriarcado de Moscú y la Iglesia Autocéfala de Ucrania. Tres Iglesias Ortodoxas diferentes. Hace unos años, tuve una conversación con un ortodoxo y me dijo: “No os queremos, porque sois greco-católicos. Sabemos que vosotros amáis a todos, también a nosotros, pero nosotros no os queremos” [risas].  Yo le dije: “¿Por qué?” Me respondió: “No sé, porque me ha dicho mi sacerdote que no debemos quereros”.
- Después del comunismo, ¿cuáles son los problemas fundamentales de la Iglesia aquí?
Durante los primeros años después de recuperar la libertad, mucha gente, yo diría que el 90%, volvió a la Iglesia. Sin embargo, con la mentalidad moderna, el número ha ido bajando. También aquí en Ucrania, como en Europa, empezamos a ver que la juventud busca su interés, su comodidad, tener coche, un buen sueldo, una buena casa…
- La natalidad es muy baja en Ucrania, ¿no?
Sí, como en Europa. Uno o dos hijos y ya basta. Hace cien años, las familias tenían ocho o diez hijos, porque se consideraba a los hijos como un don de Dios. Ahora, dicen: “Un hijo y basta”. Es lo mismo que pasa en Europa.
- El Arzobispo Mayor de Kiev ha invitado recientemente al Papa Benedicto XVI a visitar Ucrania. ¿Fue importante para los católicos la visita del Papa Juan Pablo II en 2001?
No sólo para los católicos. Muchas personas que no pertenecen a la Iglesia Católica vieron en el Papa Juan Pablo II una persona carismática y por ello se acercaron a la Iglesia. El Papa, de alguna forma, logró acercarlos.
Nuestro Patriarca ha invitado a Benedicto XVI a venir a Ucrania, pero dependerá de la política, nuestro presidente…  tantas cosas.
- ¿Hay alguna cosa que quiera decir a los católicos españoles?
Recemos siempre unos por otros, como nos dijo Cristo.

martes, 26 de julio de 2011

Todos los cristianos colombianos piden a su Corte Constitucional que no apruebe el matrimonio homosexual

[Infocatólica] MEDIANTE EL COMUNICADO «VARÓN Y MUJER LOS CREÓ»
La Iglesia Católica en Colombia y otras comunidades eclesiales cristianas solicitaron a la Corte Constitucional no equiparar las uniones de personas del mismo sexo al matrimonio ni darles la potestad de adoptar menores, pues eso «afectaría a las familias colombianas y los valores éticos de la patria». La Corte Constitucional, que en mayo de 2006 falló a favor de la despenalización del aborto en tres casos, deberá emitir un fallo este martes 26 de julio a favor o en contra de la equiparación de las uniones homosexuales al matrimonio.
(ACI) En un comunicado de prensa con fecha 22 de julio,titulado "Varón y mujer los creó", los líderes cristianos precisan primeramente que "no cesaremos de respetar y acoger como personas, hijos e hijas de Dios que son, a quienes sufren tendencias homosexuales y de condenar con vehemencia todo eventual acto de maltrato social o de violencia en su contra".
El texto señala que "no puede constituirse un verdadero matrimonio o una verdadera familia en vínculo de dos hombres o dos mujeres y mucho menos se puede atribuir a esa unión el derecho de adoptar menores de edad".
Por ello y una serie de razones antropológicas y psicológicas, invitan respetuosamente "a los magistrados de la Corte Constitucional a decidir sobre esta importante materia teniendo presentes las profundas implicaciones sociales de su fallo, el bien de las familias colombianas y los valores éticos de la Patria".
Tras reiterar su compromiso con la familia constituida en el matrimonio entre hombre y mujer, los firmantes del comunicado alientan a los colombianos a ser fieles "a las enseñanzas del Evangelio de Cristo y al auténtico espíritu del artículo 42 de nuestra Carta Magna, que declara la institución matrimonial como unión entre un hombre y una mujer".
Sobre este tema, el Secretario General de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), Mons. Juan Vicente Córdoba, dijo que el "matrimonio entre hombre y mujer es dictado por Dios"y agregó que "a los homosexuales los respetamos y queremos como hijos de Dios, hagan lo que quieran pero no nos cambien las leyes de las buenas costumbres de nuestro país".
El comunicado está firmado por Mons. Rubén Salazar Gómez, Arzobispo de Bogotá y Presidente de la CEC, Mons. Juan Vicente Córdoba, mons. Juan Alberto Cardona, obispo de la Iglesia colombiana metodista, Athenagoras, arzobispo Iglesia Ortodoxa Griega, el pastor Pastor Edgar Castaño, Presidente del Consejo Evangélico de Colombia CEDECOL, y 300 otros pastores de diversas confesiones cristianas.

lunes, 25 de julio de 2011

La Santa Sede llama a consultas al Nuncio en Irlanda

CRISIS DIPLOMÁTICA DE PRIMER ORDEN
La Santa Sede ha llamado a consultas al Nuncio en Irlanda, Mons. Giuseppe Leanza, tras las manifestaciones del primer ministro irlandés, Enda Kenny, que ha acusado al Vaticano de haber alentado a los obispos de ese país a no denunciar los casos de curas pederastas. La medida es un reconocimiento explícito de que existe una grave crisis diplomática, ya que los Nuncios ejercen como embajadores del Vaticano y la llamada a consultas es, en el lenguaje diplomático, un acto de protesta de un estado hacia otro.
(Efe) Radio Vaticano informó hoy de que «tras la publicación el pasado 13 de julio del informe de la Comisión de Investigación del Gobierno irlandés sobre las acusaciones de abusos de menores por parte del clero de la diócesis de Cloyne y las reacciones que se han producido, la Secretaria de Estado ha llamado a consultas al Nuncio en Irlanda, el arzobispo Giuseppe Leanza. La emisora de la Santa Sede agregó que el pasado miércoles (día 20), durante un debate parlamentario, el primer ministro irlandés, Enda Kenny, acusó al Vaticano de haber alentado a los obispos a no denunciar los abusos a las autoridades oficiales.
El Vaticano, que no precisó más sobre la llamada a consultas del nuncio, recordó las recientes declaraciones del portavoz vaticano, Federico Lombardi, que dijo que la Santa Sede respondería "oportunamente" a la petición del Gobierno irlandés y exigía "objetividad". Lombardi abogó por una "necesaria" imparcialidad en dicho debate para contribuir "al objetivo que debe prevalecer: la salvaguardia de los niños y de los jóvenes".
El portavoz vaticano, que calificó lo sucedido en Cloyne como hechos "dramáticos", subrayó además la necesidad de renovar el "clima de confianza y colaboración para lograr ese objetivo, tal y como auspició el papa en su carta a los católicos de Irlanda" el 19 de marzo de 2010.
Radio Vaticano recordó también hoy que el arzobispo de Dublín, Mons. Diarmuid Martin, "rechazó con energía" las acusaciones lanzadas por el primer ministro irlandés, "subrayando que en la diócesis de Cloyne fueron ignoradas las normas de 2001 (contra los abusos de menores por parte de clérigos), aprobadas por el entonces cardenal Ratzinger, el actual papa".
El pasado 13 de julio el Gobierno irlandés publicó un nuevo informe de 400 páginas sobre abusos sexuales cometidos contra menores en la diócesis de Cloyne por 19 clérigos, así como la respuesta de las autoridades eclesiásticas de esa diócesis a las denuncias de agresiones. La investigación fue ordenada por el Ejecutivo de Dublín hace tres años, después de que un órgano de supervisión de la Iglesia indicase que el entonces obispo de Cloyne, Mons. John Magee, retrasó y, de alguna manera, entorpeció las investigaciones sobre los supuestos casos de pederastia denunciados en su diócesis entre 1996 y 2009.

¿Hasta cuándo con la Inquisición?

Tomado de Apologética Católica

Contestando a la campaña de mentiras...

Si no queremos pasar por analfabetos, por hombres-disco sin personalidad, sin crítica, que repetimos cuanto nos dicen, mejor es que aprendamos y pensemos con seriedad en el famoso tema de las torturas y muertes de la Inquisición.
Empecemos por lo siguiente:
Usted ya sabe que en toda guerra existe lo que se llama "propaganda de guerra". ¿En qué guerra no la ha habido? Pues bien: no olvide que España en el siglo XVI era la primera potencia mundial; casi todas las naciones europeas eran enemigas suyas, al mismo tiempo era la principal muralla contra el protestantismo.
La única vez que se han juntado contra una potencia el odio nacional y el religioso, los dos más grandes odios que existen.
¿Le extraña entonces que haya habido una "propaganda de guerra" proporcionada? ¿No ha oído lo que dicen hoy de los Estados Unidos todos los comunistas del mundo?
Ya puede ser una mujer todo lo honrada que se quiera, que si una lengua viperina lanza con el anónimo una calumnia contra aquella mujer, y más si es envidiada por su posición y poder, todo el mundo la señalará con el dedo y se harán comentarios maliciosos a su paso.
Que la acusen a Ud. de estafador. Tres palabras bastan. Pero el refutarlo le llenará montañas de razones, testimonios y pruebas. La acusación se lee en un momento, pero ¿quién va a tener humor para leer la defensa, sobre todo si hay animadversión contra Ud.?
Le voy a dar a Ud. una receta fácil y eficaz de demagogia: Pinte Ud. una cárcel lóbrega, por las paredes instrumentos de tortura, tres curas sentados tras una mesa, a poder ser bien gordos (es de más efecto), regodeándose en ver cómo se tortura a un hombre en el potro, o se le queman las plantas de los pies: si es una mujer, todavía tiene más efecto. Debajo un letrero: "Los horrores de la Inquisición". No se preocupe de más. Nadie va a ir a averiguar si Ud. miente o no. Llevaría mucho trabajo y estudio.
Sin embargo ahí van unas cuantas observaciones que no debe Ud. olvidar en este asunto:
1.      Una institución, una persona hay que juzgarla dentro de la mentalidad de su época. ¿Condenaría Ud. de inculto o bárbaro a un profesor de universidad del siglo XVI porque ignoraba lo que es la electricidad, la televisión y la propulsión a chorro?
2.      Pues bien, tenga presente que en aquella época la herejía era considerada como una conspiración contra el Estado. Estaban tan compenetrados el Estado y la religión que poner en peligro uno, era poner en peligro al otro. Tanto o más que hoy el comnismo.
¿Pruebas? En Alemania y Francia las guerras de religión duraron más de un siglo: hubo cientos de miles de muertos. La Inquisición fue creada por los Reyes de España para evitar que pasara lo mismo.
De hecho los judíos y los moriscos trataron más de una vez de que los turcos invadieran España.
No se olvide que entonces la pena de muerte se daba facilísimamente. En 1598 sólo en la prisión de Exeter, Inglaterra, fueron ajusticiadas 74 personas, muchos por haber robado una oveja (Hamilton).
Sir James Stephen calcula que en 300 años hubo en Inglaterra 264.000 condenados a muerte por diversos delitos. Unos 800 por año (más de dos por día).
¿Sabe Ud. que muchas veces los ladrones cuando huyen gritan: "al ladrón, al ladrón", para despistar? Los protestantes se llevan las manos a la cabeza ante la "crueldad" de la Inquisición. Pues bien, ahí van unos datos sueltos sacados de historiadores serios, conocidos, casi todos protestantes.
Lutero, fundador del protestantismo: En 1525 escribe a los nobles: "Matad cuantos campesinos podáis: hiera, pegue, degüelle quien pueda. Feliz si mueres en ello, mueres en obediencia a la Palabra divina". Más de cien mil labriegos perecieron.
En Sajonia protestante, la blasfemia tenía pena de muerte. Calvino mandó quemar a Servet (médico católico que descubrió la circulación de la sangre, y a quien eliminaron por "contradecir" a la Biblia con dicho descubrimiento) y otros muchos.
En 1560 el Parlamento escocés decretó pena de muerte contra todos los católicos.
Ahí van algunos artículos del código inglés para Irlanda:
"El Católico que enseña a otro católico o protestante será ahorcado".
"Si un católico adquiere tierras, todo protestante tiene el derecho de despojarle".
"Destierro perpetuo a todo sacerdote católico; quienes lo eludan, sean medio ahorcads vivos y luego descuartizados". ¿Para qué seguir?
Las comunidades calvinistas de París, OrleansRuanLyonAngey en sínodo general en 1559, decretan pena de muerte a los herejes.
En Alemania fueron quemadas más de 100.000 brujas. Hasta niños de siete años y ancianos moribundos. Un juez solo, quemó en 16 años a 800 brujas (un promedio de 50 personas al año).
¿No sabe Ud. que Estados Unidos debe su fundación a puritanos que huían de la persecución religiosa de Inglaterra?
Y la Inquisición española ¿qué?
No se vió libre de las ideas de su tiempo y participó de la crueldad general. Pero tenga Ud. en cuenta los siguientes puntos:
1.      El número de protestantes condenados a muerte, desde 1520 hasta 1820 en que fue suprimida, o sea en 300 años, según el investigador protestante alemán que se especializó en este tema, Schafer, fue de 220; de ellos sólo 12 fueron quemados. Ya ve: no toca ni a uno por año. ¿Qué pasa con la imagen del inquisidor parado en frente de hileras interminables de piras con condenados? Pasa que es mentira. Les advierto lealmente que la Inquisición actuaba también contra los moriscos y judaizantes y por eso el número de víctimas fue mayor.
2.      La Inquisición no admitía todos los tormentos que eran usuales en aquella época en toda Europa. Sólo se podían aplicar una sola vez, en presencia del médico que podía suspenderlos si el reo recibía daño en la salud. Vea Ud. en cambio lo que se daban en la famosa torre de Londres a los católicos y se quedará asustado. Fue el primer tribunal del mundo que suprimió el tormento cien años antes de ser extinguida. El investigador norteamericano Mr. G. Lea, que ha escrito una obra en varios volúmenes sobre la Inquisición dice: "La Inquisición española en general fue menos cruel que los tribunales laicos al ejecutar la tortura".
3.      No se podía aprisionar a nadie hasta que no hubiese tales pruebas que fuese evidente el delito. Se necesitaban por lo menos siete testigos juramentados ante Notario. No se admitían denuncias anónimas.
4.      Si se confesaban y se arrepentían antes de dar la sentencia definitiva, se les absolvía con un castigo mayor o menor según lo que hubiesen tardado.
5.      El reo tenía derecho a presentar cuantos testigos quisiese.
6.      El reo podía estar en la cárcel, si era casado, con su mujer; si tenía criados le podían servir.
7.      Si era culpable, el tribunal dictaba la sentencia, que debía ser confirmada por el Tribunal Supremo, al que se podía apelar y se le entregaba al Estado, el cual se encargaba de cumplir la sentencia. Las penas eran las más usuales entonces.
Y por último, tenga Ud. presente que gran parte de las acusaciones están tomadas de un sacerdote apóstata, Juan Antonio Llorente, que fue secretario de la Inquisición (se puso de parte de los invasores franceses en la guerra de la Independencia, tuvo que huir a Francia), y que él mismo confiesa que quemó todos los datos oficiales de que se sirvió para su obra. ¡Estupendo! Que le acusen a Ud. de haber falsificado cheques, y cuando pida Ud. las pruebas incriminatorias, le conteste su acusador que las quemó... Si eran tan comprometedoras para la Inquisición ¿por qué nos las publicó?
Vayamos terminando, poco a poco, con las horribles acusaciones con que han ido manchando a la Iglesia para los bajos fines de los acusadores...

sábado, 23 de julio de 2011

Feministas anticatólicas y proabortistas argentinas celebrarán su encuentro nacional en el colegio salesiano de Bariloche

[de Infocatólica]
LO DENUNCIAN VARIOS BLOGS CATÓLICOS DEL PAÍS.
Los salesianos de Bariloche, en Argentina, colaborarán con el anticatólico «Encuentro Nacional de Mujeres» que se desarrollará durante del 8 al 10 de Octubre de 2011. «Iglesia basura vos sos la dictadura», «saquen sus rosarios de nuestros ov…» y consignas semejantes serán cantadas en el interior de un Colegio a cuya protección Don Bosco encomendara a la Virgen María Auxiliadora.
(OnlineBaires.com) Según informó el blog Secundum Naturam, de la Cátedra de Ética en Bariloche, “el encuentro nacional de mujeres (ENM) de este año, a realizarse en Bariloche, se reunirá en el Colegio Don Bosco, el colegio católico de la ciudad. Además utilizarán otros colegios, como hacen siempre”.
“Las autoridades del Colegio están informadas sobre lo sucedido en otras ciudades y especialmente en Paraná. Han visto las imágenes de lo sucedido el año pasado;saben que el Santísimo Sacramento será profanado, si allí lo dejan; saben lo que seguro les sucederá a las imágenes religiosas del Instituto; saben lo que les sucederá a las mujeres católicas que participen. Sin embargo, no se hacen problema”, afirma.
Además, tales encuentros suelen acabar con una multitudinaria manifestación de feministas que acabandesfilando ante la Catedral de cada ciudad, dándose el caso de que en alguna ocasión han intentado entrar en los templos para cometer actos sacrílegos.
El siguiente diálogo fue eliminado del referido blog, pero ha sido reproducido en otros medios. A los padres que -todavía incrédulos- fueron a protestar se les respondió airada y descortésmente. Diálogo textual:
- Madre: "¿Y el Santísimo?"
- Dama Salesiana: "No me importa lo que hagan. Además, ellas [las autoconvocadas] no creen que sea Dios".

miércoles, 20 de julio de 2011

Sobre la ausencia en la oración y en el Coro en comunidades religiosas

Tomado de Divinas Vocaciones Religiosas



Constantemente, ad intra y ad extra, los Religiosos y Religiosas hablan de la importancia de la oración en la vida cristiana y en su vida consagrada. Y cierto es que es de suma trascendencia. Mas es peculiar que dicha insistencia no vaya acorde con la vida de oración tan debilitada que se manifiesta en muchas comunidades. Signos de esta debilidad son la libertad que se da para hacer los momentos de oración mental (la meditación o meditaciones diarias) y el mínimo esfuerzo y tedio que se vislumbra en tantos Coros donde se reza la Liturgia de las Horas (reducidas prácticamente a Laudes y Vísperas). Se evita poner tiempos específicos de oración (que cada cual ore en el momento y lugar que le venga bien) o se reduce ésta a tiempos raquíticos (¡Una hora! ¿Quién puede hacer una hora de oración? Mejor cinco minutos de oración bien hecha que una hora adormilados...). Y donde la hora de oración (o más) es prescriptiva habría que ver cómo se desarrolla ésta.

Ante tantas actividades y "fervor" apostólico, a la oración acuden muy pocos. ¿Y qué decir de la Liturgia de las Horas? De quince a veinte minutos son suficientes para el rezo de Laudes y Vísperas. Nada de cantos, nada de inclinaciones, bien sentaditos todo el rato y el latín que ni se asome (aunque gustan mucho incluir lo que sea en otras lenguas cooficiales del Estado). Este panorama existe y está muy extendido. Reproducimos a continuación una carta- circular que, aunque es de 1912, se revela actual y profética. Hoy pocos dejan de ir a la oración para ir a confesar, como señala la carta. Ahora son otros menesteres los que tienen tan ocupados a los Religiosos y Religiosas. La escribe un Provincial a los Religiosos de su jurisdicción:


Y he aquí la explicación sencilla y verdadera de la decadencia de las Órdenes religiosas, y la causa primordial de su desaparición de los pueblos católicos. Este abandono de Dios, consecuencia legítima del descuido e ingratitud del alma religiosa, es el castigo más temible con que el Señor amenaza en la Sagrada Escritura a los que fueron en algún tiempo sus favorecidos y sus amigos predilectos. Mucho hemos de temer Reverendos Padres y amados Hermanos, este castigo del cielo; porque hay justo motivo para pensar que se encuentran entre nosotros muchos religiosos que se han olvidado de sus deberes, y que no sólo no cumplen sus obligaciones, sino que con su conducta sirven de tropiezo a muchos incautos y son causa de que se vaya perdiendo el amor y el respeto a nuestras sacratísimas leyes, a las costumbres santas y veneradas tradiciones que nos legaron, cual riquísima herencia, nuestros antepasados.

Se habla mucho y en términos muy encomiásticos del ejercicio de la vida activa, de la predicación, de la enseñanza, de las obras de celo y propaganda católica; en tanto que se mira con indiferencia y hasta con cierto desprecio cuanto se relaciona con la vida de recogimiento, de mortificación y de humildad, virtudes tan propias de nuestra vida (…); sin que sea lícito a ninguno de nosotros poner en duda semejante doctrina por estar consignada expresamente en el prólogo de nuestras Constituciones, y confirmada con los soberanos ejemplos y admirables enseñanzas de nuestros Santos (…). Sin este espíritu de recogimiento, que no se alcanza sino a fuerza de grandes sacrificios y constante y fervorosa oración, no serán de mucho valor en la presencia de Dios los ejercicios de nuestro ministerio sacerdotal, y será también muy escaso el fruto de ese ministerio en las almas de los fieles.
No se entienda por esto que nosotros reprobamos la predicación y las misiones en nuestros religiosos, la aplicación constante al estudio de las ciencias eclesiásticas y profanas en nuestros colegios; nada de eso. Exhortamos, por el contrario, a los primeros a que se sacrifiquen por el bien de sus hermanos en el púlpito, y confesonario y aun en el penoso ejercicio de las misiones, si se sienten llamados por Dios para eso. También a los segundos queremos animarles a que con todo interés se dediquen al estudio, porque para ellos el estudio es una gravísima obligación impuesta por Dios y por la Orden, que no repara en gastos pecuniarios, ni escasea medios, a fin de formar convenientemente a los jóvenes, para que puedan con el tiempo cumplir los designios del Señor y trabajar con fruto en la viña de su Iglesia.

Lo que sí reprobamos con toda la energía de nuestro corazón son esas opiniones peligrosas, que inventadas por el liberalismo y el modernismo de nuestros días, se van introduciendo insensiblemente en nuestros conventos y son defendidas con entusiasmo verdadero por muchos de nuestros religiosos. Es ese lenguaje antirreligioso, que a diario se oye en nuestras recreaciones y en nuestros claustros, que tiende directamente a alterar el orden establecido por Dios y por nuestro (…).


Expuestas ya las razones que nos han determinado a escribir la presente carta circular queremos, para terminar dejar consignados algunos puntos que a nuestro juicio son de mucha trascendencia, y que por lo mismo deseamos se pongan en práctica, encargando muy eficazmente a los superiores su puntual y perfecto cumplimiento:

1º. De ley ordinaria no se emplee el tiempo de la oración en oír confesiones, pues exceptuados los sábados y vísperas de fiestas, o en las mañanas de los días festivos, no se ve la necesidad que algunos alegan, siendo esto, por el contrario causa de muchos abusos como la experiencia lo acredita.
2º. Evítese con sumo cuidado las visitas a personas seglares tanto en su propia casa como en el convento, cuando no haya una causa justa y razonable en virtud de la cual deban permitirse.
3º. Con mayor razón aún exigimos se eviten las tales visitas durante el tiempo de la oración y el Oficio Divino, exhortando a todos nuestros religiosos consideren dicho tiempo como sagrado y acudan a esos actos con solicitud piadosa y devoción verdadera.


Los superiores deben procurar con todo el interés posible la observancia y cumplimiento de estos puntos, pues todos están consignados explícita o implícitamente en nuestras Sagradas Leyes (…). Dígnese el Cielo bendecir nuestros deseos y escuchar las fervientes súplicas que todos los días le dirigimos por la prosperidad y aumento espiritual y material de nuestra querida Provincia, y a fin de que todos cumplamos nuestros deberes y consigamos el fin de nuestra dichosa vocación.

lunes, 18 de julio de 2011

Bula QUO PRIMUM TEMPORE


BULA
QUO PRIMUM TEMPORE
De Nuestro Santísimo Señor
PÍO
Por La Divina Providencia
PAPA V
SOBRE EL USO A PERPETUIDAD DE LA MISA TRIDENTINA

PÍO OBISPO, Siervo de los Siervos de Dios para perpetua memoria

Desde el primer instante de nuestra elevación a la cima de la Jerarquía Eclesiástica Nos hemos dirigido con agrado todo nuestro ánimo y nuestras fuerzas, y nuestros pensamientos todos hacia aquellas cosas que por su naturaleza tiendan a conservar la pureza del culto de la Iglesia, y con la ayuda del mismo Dios Nos hemos esforzado en realizarlas en plenitud, poniendo en ello todo nuestro cuidado. Como entre otras decisiones del Santo Concilio de Trento, nos incumbe decidir la edición y reforma de los libros sagrados, el Catecismo, el Breviario, y el Misal, después de haber ya, gracias a Dios, editado el Catecismo, para la ilustración del pueblo y para que sean rendidas a Dios las alabanzas que le son debidas; corregido completamente el Breviario, para que el Misal corresponda al Breviario (lo que es normal y natural, ya que es sumamente conveniente que no haya en la Iglesia de Dios más que una sola manera de salmodiar, un solo rito para celebrar la Misa), Nos pareció necesario pensar lo más pronto posible en lo que faltaba por hacer en éste campo, a saber, editar el mismo Misal. Es por esto que Nos hemos estimado deber confiar éste cargo a sabios escogidos; y de hecho son ellos, quienes, después de haber reunido cuidadosamente todos los manuscritos, no solamente los antiguos de Nuestra Biblioteca Vaticana, sino también otros buscados en todas partes, corregidos y exentos de alteración, así como las decisiones de los Antiguos y los escritos de autores estimados que nos han dejado documentos relativos a la organización de esos mismos ritos, han restablecido el mismo Misal conforme a la regla y a los ritos de los Santos Padres.

Una vez éste revisado y corregido, después de madura reflexión para que todos aprovechen de ésta disposición y del trabajo que hemos emprendido, Nos hemos ordenado que fuese impreso en Roma lo más pronto posible, y que una vez impreso, fuese publicado, a fin de que los sacerdotes sepan con certeza que oraciones deben utilizar, cuáles son los ritos y cuáles las ceremonias que deben bajo obligación conservar en adelante en la celebración de las misas: para que todos acojan por todas partes y observen lo que les ha sido transmitido por la Iglesia Romana, Madre y Maestra de todas las otras iglesias y para que en adelante y para el tiempo futuro perpetuamente, en todas las iglesias, patriarcales, catedrales, colegiatas y parroquiales de todas las provincias de la Cristiandad, seculares o de no importa qué Ordenes monásticas, tanto de hombres como de mujeres, aun de Ordenes militares regulares y en las iglesias y capillas sin cargo de almas en las cuales la celebración de la Misa conventual en voz alta con el Coro, o en voz baja siguiendo el rito de la Iglesia romana es de costumbre u obligación, no se canten o no se reciten otras fórmulas que aquellas conformes al Misal que Nos hemos publicado, aun si éstas mismas iglesias han obtenido una dispensa cualquiera por un indulto de la Sede Apostólica, por el hecho de una costumbre, de un privilegio o de un juramento mismo, o por una confirmación apostólica, o están datados de otros permisos cualesquiera; a menos que después de la primera institución aprobada por la Sede Apostólica o después de que se hubiese establecido la costumbre, ésta última o la institución misma hayan sido observadas sin interrupción en éstas mismas iglesias por la celebración de misas durante más de doscientos años. En éste caso Nos no suprimimos a ninguna de esas iglesias su institución o costumbre de celebrar misa; pero si éste Misal que Nos hemos hecho publicar les agrada más, con la aprobación y consejo del Obispo o del Prelado, o del conjunto del Capítulo, Nos permitimos que, no obstando nada en contrario, ellas puedan celebrar la Misa siguiendo éste.

Pero ciertamente, al retirar a todas las iglesias antes mencionadas el uso de sus misales propios y dejarlos totalmente, determinados que a éste Misal justamente ahora publicado por Nos, nada se le añada, quite o cambie en ningún momento y en ésta forma Nos lo decretamos y Nos lo ordenamos a perpetuidad, bajo pena de nuestra indignación, en virtud de nuestra constitución. Nos hemos decidido rigurosamente para el conjunto y para cada una de las iglesias enumeradas arriba, para los Patriarcas, los Administradores y para todas las otras personas revestidas de alguna dignidad eclesiástica, sean ellos aun Cardenales de la Santa Iglesia Romana o tengan todo otro grado o preeminencia cualquiera, que ellos deberán en virtud de la santa obediencia abandonar en el futuro y enteramente todos los otros principios y ritos, por antiguos que sean provenientes de otros misales, los cuales han tenido el hábito de usar, y cantar o decir la Misa siguiendo el rito, la manera y la regla que Nos enseñamos por este Misal y que ellos no podrán permitirse añadir, en la celebración de la Misa, otras ceremonias o recitar otras oraciones que las contenidas en el Misal. Y aun, por las disposiciones de la presente y en nombre de Nuestra Autoridad Apostólica, Nos concedemos y acordamos que este mismo Misal podrá ser seguido en totalidad en la misa cantada o leída en todas las iglesias, sin ningún escrúpulo de conciencia y sin incurrir en ningún castigo, condenación o censura y que podrá válidamente usarse, libre y lícitamente y esto a perpetuidad. Y de una manera análoga, Nos hemos decidido y declaramos que los Superiores, Administradores, Canónigos, Capellanes y otros sacerdotes de cualquier nombre que sean designados o los religiosos de una Orden cualquiera, no pueden ser obligados a celebrar Misa de otra manera diferente a como Nos la hemos fijado y que jamás nadie, quienquiera que sea podrá contrariarles o forzarles a cambiar de misal o a anular la presente intrusión o a modificarla , sino que ella estará siempre en vigor y válida con toda su fuerza, no obstante las decisiones anteriores y las Constituciones Generales o Especiales emanadas de Concilios Provinciales y Generales, ni tampoco el uso de las iglesias antes mencionadas confirmadas por una regla muy antigua e inmemorial, pero que no se remonta a más de 200 años, ni las decisiones ni las costumbres contrarias cualesquiera que sean.

Nos queremos, al contrario, y Nos lo decretamos con la misma autoridad, que después de la publicación de Nuestra presente constitución así como del Misal, todos los sacerdotes que están presentes en la Curia Romana estén obligados a cantar o a decir Misa según este Misal dentro de un mes. Aquellos que están de este lado de los Alpes en un término de tres meses; y en fin, los que viven del otro lado de las montañas en un término de los seis meses o desde que puedan obtener este Misal. Y para que en todo lugar de la tierra él sea conservado sin corrupción y exento de faltas y de errores. Nos prohibimos igualmente por Nuestra Autoridad Apostólica y por el contenido de instrucciones semejantes a la presente, a todos los impresores domiciliados en el dominio sometido directa o indirectamente a Nuestra autoridad y a la Santa Iglesia Romana, bajo pena de confiscación de libros y de una multa de 200 ducados de oro pagaderos al Tesoro Apostólico; y a los otros, que vivan en cualquier lugar del mundo, bajo pena de excomunión (latae sententiae) y de otras sanciones en Nuestro poder, el tomarse la libertad en ninguna forma o arrogarse el derecho de imprimir este Misal o de ofrecerlo o de aceptarlo sin Nuestro permiso o un permiso especial de un Comisario Apostólico que esté encargado por Nos de este asunto y sin que este Comisario haya comparado con el Misal impreso en Roma, siguiendo la gran impresión, un original destinado al mismo impresor para servirle de modelo para aquellos que el dicho impresor deba imprimir ni sin que no se haya primeramente bien establecido que concuerda con el dicho Misal y no presenta absolutamente ninguna divergencia en relación con este.

Por consiguiente, como será difícil transmitir la presente carta a todos los lugares de la Cristiandad y llevarla en seguida al conocimiento de todos, Nos ordenamos publicarla y colocarla, siguiendo la costumbre, en la Basílica del Príncipe de los Apóstoles, etcétera. Que absolutamente nadie, por consiguiente, pueda anular esta página que expresa Nuestro permiso, Nuestra decisión, Nuestro mandamiento, Nuestro precepto, Nuestra concesión, Nuestro indulto, Nuestra declaración, Nuestro decreto y Nuestra prohibición ni ose temerariamente ir en contra de estar disposiciones. Si, sin embargo, alguien se permitiesen una tal alteración, sepa que incurre en la indignación de Dios Todopoderoso y sus bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo.

Dado en Roma, en San Pedro, el año mil quinientos setenta de la Encarnación del Señor la víspera de las Idas de Julio en el quinto año de nuestro pontificado.

PIUS PP. V

domingo, 17 de julio de 2011

El gobierno irlandés pretende legislar para imponer la violación del secreto de confesión a los sacerdotes

DICHA VIOLACIÓN ESTÁ PENADA CON LA EXCOMUNIÓN EN LA LEY CANÓNICA
Diversos miembros del gobierno irlandés, entre los que se encuentra el ministro de Justicia, han declarado su intención de cambiar la ley para obligar a los sacerdotes católicos a romper el secreto de confesión en caso de que tengan conocimiento de abusos sexuales. La medida afectaría también a los profesionales de la medicina. Ya han aparecido voces que aseguran que ninguna ley humana puede obligar a los sacerdotes a quebrantar dicho secreto, delito canónico que lleva aparejado la excomunión.
(InfoCatólica) La aparición de nuevos informes que demuestran la proliferación de abusos sexuales en la diócesis de Cloyne y la complicidad con los mismos dequien fuera su obispo, Mons. Maguee, ha elevado el nivel de indignación de toda la sociedad y la clase políticairlandesa hacia la Iglesia Católica.
Sin embargo, varias voces se han levantado ya contra la mera idea de establecer una ley que obligue a romper el secreto de confesión en caso de delitos de pederastia. El columnista David Quinn señala que “no podemos convertirnos en el único país occidental con una ley semejante. Ni siquiera la Revolución Francesa, en sus días de más violencia contra la Iglesia, aprobó una ley para abolir ese secreto”.
Igualmente, P.J. Madden, portavoz de la Asociación de Sacerdotes Católicos de Irlanda, advirtió que el secreto sacramental de la confesión “está por encima de todo” y no puede ser roto incluso aunque un delicuente confiese un crimen gravísimo.
Por su parte, Mons. John MCAreavey, obispo de Dromore ha declarado que los obispos no se manifestarán hasta que las palabras de los políticos se conviertan en un verdadero proyecto de ley, pero ha asegurado que el secreto de confesión no ha sido la causa de la ocultación de la pederastia dentro de la Iglesia, ya que la inmensa mayoría de los casos fueron o podían haber sido conocidos fuera del confesionario.

jueves, 14 de julio de 2011

Pederastia en Irlanda: una humillación más

Tomado de Sacro y Profano

Una pésima noticia sacudió hoy El Vaticano. Nuevas revelaciones sobre la pederastia clerical en Irlanda salieron a la luz gracias a la presentación de un reporte gubernamental, publicado la mañana de este día. El texto no sólo demostró que la curia de la diócesis de Cloyne se mofó cínicamente de las líneas guía contra los abusos sexuales a menores sino que comprobó la responsabilidad de su obispo, John Magee, en “actos inapropiados” con un seminarista.
La publicación cayó como un balde de agua fría en El Vaticano donde Magee prestó servicio como secretario personal de tres Papas: Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II.

A decir verdad en Roma ya sabían de las movidas de este mentado pastor, quien se vio obligado a renunciar el año pasado, envuelto por el escándalo. El problema es que ahora el ex obispo no sólo fue acusado de negligencia, por haber encubierto supuestos casos de abuso sino que, además, habría reconocido haber abrazado, besado y hasta haberle declarado su amor al joven.
A esto se suma que la investigación consideró episodios supuestamente verificados entre el 1 de enero de 1996 al 1 de febrero de 2009. He aquí el problema: no se trata de situaciones del pasado de las cuales desembarazarse con un simple “mea culpa”.
La situación es doblemente grave si se considera que ya desde 1996 la Iglesia irlandesa había establecido algunas políticas de prevención a la pederastia clerical, líneas guía que en Cloyne nunca se pusieron en práctica convirtiendo de facto a la demarcación eclesiástica en una “zona franca” para los abusadores.
Esta situación provocó que el Buró Nacional para la Salvaguardia de los Niños en la Iglesia Católica ordenase la investigación independiente encabezada por la famosa jueza Yvonne Murphy.
Se debe aclarar que los comisionados responsables de las pesquisas no establecieron si los abusos sexuales infantiles ocurrieron o no, sólo se dedicaron a estudiar cómo las autoridades de Iglesia en la diócesis trataron las denuncias presentadas. Por eso antes escribí los abusos “supuestamente verificados”. Empero, al parecer, varios de los relatos resultan más que verosímiles.
Los investigadores concluyeron que ni el obispo ni sus colaboradores mostraron “algún interés activo” en escuchar a los denunciantes, pese a que algunos de los casos eran realmente verosímiles. El “Cloyne Reporte”, de 400 páginas de extensión y 26 capítulos, incluyó acusaciones contra un total de 19 sacerdotes, diocesanos y religiosos.
Se trata del cuarto reporte independiente sobre los abusos en la Iglesia católica después del informe en la diócesis de Ferns difundido en 2005, el Ryan Report sobre las residencias y orfanatos religiosos en 2009 y el reporte Murphy, de la arquidiócesis de Dublín en 2009.
Ante el escándalo el administrador apostólico de la diócesis de Cloyne, Dermot Cliford, arzobispo de Cashel y Emily, pidió “sinceras disculpas” por su comportamiento y el del clero a todos los que sufrieron y a sus familias. El cardenal Sean Brady, arzobispo primado de Irlanda, dijo que la publicación del documento ha constituido otro “día oscuro en la historia de la respuesta de líderes de Iglesia al grito de niños abusados por el personal católico”.
¿Hasta cuándo los católicos deberán seguir soportando “pastores” de este calibre? ¿Por qué debe venir una comisión independiente a descubrir aquello que la Iglesia debería aclarar por sí misma?¿Puede haber más humillación que esa para el pueblo fiel irlandés?

Compartir