lunes, 3 de septiembre de 2012

Obispos de Colombia apoyan el proceso de paz impulsado por el presidente Santos


El presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Rubén Salazar, ha manifestado la disponibilidad de la Iglesia Católica para «crear un ambiente propicio para la paz» entre el Gobierno y las guerrillas, en el marco del proceso abierto por el presidente Juan Manuel Santos. Ha recordado que el papel de la Iglesia Católica no es el de negociador ni mediador y ha urgido a las FARC a que cesen sus «acciones terroristas».
(Agencias/Arquibogotá/Infocatólica) “El presidente, (Juan Manuel) Santos, ha reafirmado la voluntad del Gobierno de ofrecernos la posibilidad de participar en la construcción de la paz y nosotros, una vez más, estamos listos”, ha dicho el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Rubén Salazar, al diario ‘El Tiempo’. Si bien, ha aclarado que el papel de la Iglesia Católica no es el de negociador ni mediador. “Nosotros podemos crear un ambiente propicio para la paz, facilitando acercamientos”, ha explicado el también arzobispo de Bogotá.
Además, ha hecho un llamamiento a dejar a un lado todo lo que nos puede diferenciar desde el punto de vista ideológico” para garantizar el éxito del proceso. “En este momento, lo importante es que en Colombia se habla nuevamente de construir la paz”, ha apuntado. En concreto, Salazar se ha dirigido a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para solicitar que cesen sus “acciones terroristas” en una muestra de buena voluntad hacia el Gobierno.

Comunicado de Mons. Rubén Salazar

En un comunicado firmado por el Presidente de la CEC y Arzobispo de Bogotá, Mons. Rubén Salazar, los prelados se refieren a la confirmación por parte del Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, sobre el inicio de conversaciones exploratorias con las FARC para buscar el fin del conflicto.
En conferencia de prensa el Presidente Santos dijo además que “los colombianos pueden confiar plenamente en que el Gobierno está obrando con prudencia, seriedad y firmeza, anteponiendo siempre el bienestar y la tranquilidad de todos los habitantes de nuestro país”. Asimismo explicó que “los acercamientos que se han hecho, como los que se harán se enmarcan en tres principios rectores: aprender de los errores pasados para no repetirlos, mantener las operaciones y la presencia militar sobre cada centímetro del territorio y conseguir el fin del conflicto, no su prolongación”.
El mandatario indicó también que en “los próximos días” los resultados de los acercamientos con las FARC y que la guerrilla del Ejército Nacional de Liberación (ELN) también puede participar de los diálogos de paz, luego que sus líderes declararan a un medio internacional su interés sobre este proceso.
El comunicado de los prelados colombianos titulado “Bienaventurados los que trabajan por la paz”, señala que “convencidos de que el diálogo es el único camino posible para obtener la paz, los Obispos de Colombia recibimos con alegría y esperanza el anuncio del señor Presidente de la República sobre conversaciones exploratorias con las fuerzas insurgentes para establecer las bases de un proceso de paz que pueda conducirnos, con la ayuda de Dios, a poner fin al conflicto armado”. “Brindamos nuestro decidido apoyo a esta iniciativa gubernamental”, añade.
Los obispos expresan además su “disponibilidad de contribuir a la búsqueda de la paz, favoreciendo un clima de perdón y reconciliación entre todos los colombianos y facilitando el encuentro y el entendimiento entre el Gobierno, la sociedad civil y los diversos actores del conflicto armado”. Para concluir alientan a la oración “unidos por la paz, con fervor y convicción, invocando la bendición abundante de Dios sobre nuestra Patria”.

No hay comentarios:

Compartir