sábado, 29 de septiembre de 2012

Homilía en la fiesta de San Miguel Arcángel


Fiesta de San Miguel Arcángel  
Toledo, 29 de septiembre de 2012  
Iglesia del salvador

¿Quién como Dios? 
Es el significado del nombre de San Miguel Arcángel a quién la Iglesia celebra hoy -día en que se veneraban a todos los ángeles- conmemorando la dedicación de una iglesia en la vía Salaria, a seis millas de Roma, en el año 530. 
Es una verdad de fe que hay que creer con fe sobrenatural que Dios creó unos seres espirituales que no tienen cuerpo a los que llamamos ángeles. “En tanto que criaturas puramente espirituales, tienen inteligencia y voluntad: son criaturas personales e inmortales. Superan en perfección a todas las criaturas visibles.” CIC 330
La existencia de los ángeles no es un cuento piadoso para quitarles el miedo a los niños, sino que es un dogma de fe, atestiguado por la Escritura y la Tradición y propuesto por la Iglesia en su magisterio y liturgia para ser creído y celebrado. 
Por estar dotados de inteligencia y voluntad, los santos ángeles tuvieron que pasar la prueba de la libertad. ¿En que consistió? En aceptar o rechazar el fin para el que Dios los había creado: alabarlo, obedecerlo y ser felices con él en el cielo siendo colaboradores de Dios en su designio salvífico con los hombres. 
Muchos de aquellos ángeles movidos de orgullo se rebelaron contra Dios porque no estaban dispuestos a servir a los hombres -seres inferiores-. 
¡Cómo se ha repetido esta escena a lo largo de la historia! Adán y Eva, Caín y Abel, tú y yo cada vez que optamos por el pecado, por seguir nuestros propios gustos e inclinaciones, en definitiva, por no querer realizar aquello para lo que Dios nos ha creado: amarlo, conocerlo y servirlo. La diferencia de la prueba de los ángeles y la nuestra es que su decisión fue tomada fuera del tiempo y del espacio teniendo un carácter eterno y definitivo. Es el carácter irrevocable de su elección, y no un defecto de la infinita misericordia divina lo que hace que el pecado de los ángeles no pueda ser perdonado. "No hay arrepentimiento para ellos después de la caída, como no hay arrepentimiento para los hombres después de la muerte" CIC 393
Nosotros, seres limitados al espacio y al tiempo –por su gran misericordia- podemos corregir nuestra opción y rectificar nuestras rebeldías. Es este un motivo para dar gracias al Señor por ser tan bueno con nosotros, por darnos infinitas ocasiones para convertirnos y volvernos a él. 
¿Quién como Dios? 
Con estas palabras, San Miguel con todos los ángeles que decidieron servir a Dios entablaron una lucha arrojando a Satanás y a los demás ángeles caídos –los demonios- al infierno. Desde entonces los demonios intentan asociar a los hombres a su rebelión, pero su poder no es infinito. No es más que una criatura, poderosa por el hecho de ser espíritu puro, pero siempre criatura (…) Aunque Satán actúe en el mundo por odio contra Dios y su Reino en Jesucristo, y aunque su acción cause graves daños —de naturaleza espiritual e indirectamente incluso de naturaleza física—en cada hombre y en la sociedad, esta acción es permitida por la divina providencia que con fuerza y dulzura dirige la historia del hombre y del mundo. El que Dios permita la actividad diabólica es un gran misterio, pero "nosotros sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman". CIC 395
No hemos de tener miedo, pues Jesucristo ya ha vencido a Satanás. Contamos con su protección, con la de su Madre Santísima y con la de los ángeles y todos los santos. Por este motivo, la Iglesia acude a la intercesión de los santos ángeles con las diferentes fiestas dedicadas a ellos.
¿En qué puede ayudarnos San Miguel?  
En primer lugar, acudimos a San Miguel para que nos ayude contra los ataques e insidias del Maligno. La Iglesia lo invoca en cantidad de oraciones y también nosotros podemos invocarlo recitando el exorcismo compuesto por S.S. León XIII y que cada día al terminar la Santa Misa decimos: Arcángel San Miguel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra la perversidad y las asechanzas del demonio. Reprímalo, Dios, pedimos suplicantes. Y tú príncipe de las milicias celestiales, lanza al infierno a Satanás y a todos los espíritus inmundos que vaga por el mundo para la perdición de las almas.  
¡Apréndela de memoria y cuando te veas en problemas, en tentaciones, en sufrimientos… invócalo, confía en su ayuda!
En segundo lugar, San Miguel nos puede alcanzar la humildad porque venció la soberbia de Satanás y la de todos los que con él se rebelaron. El significado de su nombre “Quién como Dios” ha de invitarnos a caer en la cuenta de quiénes somos nosotros –criaturas limitadas y pobres- y quién es Dios –nuestro Creador y dueño-. Sólo desde la humildad de reconocernos dependientes totalmente de Dios, podremos vencer el pecado y avanzar en el camino de la santidad. 
También podemos acudir a San Miguel para que purifique nuestra oración de todo egoísmo e interés mezquino y la corrija de toda deficiencia haciéndola así agradable a Dios; porque él es el ángel encargado de ofrecer a Dios nuestras oraciones. En la Santa Misa cuando el sacerdote bendice el incienso para perfumar las ofrendas pide la intercesión de este santo para que por su intercesión el sacrificio ofrecido sea agradable a Dios. 
Por último, San Miguel es también el ángel encargado de introducirnos ante el tribunal de Dios. En las misas de difuntos se pide que “el abanderado de los ángeles, San Miguel, conduzca a las almas a la luz santa”. Acudamos a él, para que en el momento de nuestra muerte, seamos llevados por él y sea nuestro defensor ante la justicia divina. ¡Hagámonos sus amigos!
¿Quién como Dios? 
Queridos hermanos: celebrar a San Miguel ha de invitarnos en definitiva a tomar una decisión: ¿de qué lado quiero estar? ¿Con aquellos que dijeron “Non serviam” –no serviré- o con aquellos que se reconocieron criaturas y adoraron a Dios? 
Pidamos a Nuestra Señora, la Virgen María, Reina de los ángeles que nos ayude a amar, conocer y servir a Dios para gozarle junto con Ella, los ángeles y los santos en la felicidad eterna del cielo. Que así sea. 

No hay comentarios:

Compartir