lunes, 10 de enero de 2011

Siete excelencias de la sotana / hábito religioso

Cortesía de Divinas Vocaciones Religiosas



Tu es sacerdos in aeternum

Por el R.P. Jaime Tovar Patrón

En un mundo secularizado no hay mejor testimonio cristiano de parte de los consagrados a Dios que su vestimenta sagrada.


Hoy en día, son pocas las ocasiones en que podemos observar a un sacerdote o religioso/a vistiendo su sotana o hábito. El uso de la sotana y el hábito, una tradición que se remonta a tiempos antiquísimos, ha sido olvidado y a veces hasta despreciado. La sotana fue instituida por la Iglesia a fines del siglo V con el propósito de dar a sus sacerdotes un modo de vestir serio, simple y austero. Recogiendo esta tradición, el Código de Derecho Canónico ha impuesto el hábito eclesiástico a todos los sacerdotes.


Contra la enseñanza perenne de la Iglesia está la opinión de los católicos “liberales y progresistas” que tratan de hacer creer que el hábito no hace al monje, que el sacerdocio se lleva dentro, que el vestir es lo de menos y que lo mismo se es sacerdote con sotana que de paisano. Sin embargo, la experiencia demuestra todo lo contrario, porque cuando hace más de mil quinientos años la Iglesia decidió legislar sobre este asunto fue porque era y sigue siendo importante.
"Los clérigos han de vestir un traje eclesiástico digno, según las normas dadas por la Conferencia Episcopal y las costumbres legítimas del lugar". (CDC 284)
El recuerdo constante del sacerdote: Ciertamente que, una vez recibido el sacramento del Orden, no se olvida fácilmente. Pero nunca viene mal un recordatorio: algo visible, un símbolo constante, un despertador sin ruido, una señal o bandera. El que va de paisano es uno de tantos, el que va con sotana, no. Es un sacerdote y él es el primer persuadido. No puede permanecer neutral, el traje lo delata. O se hace un mártir o un traidor, si llega el caso. Lo que no puede es quedar en el anonimato, como un cualquiera. Cuando se desprecia el uniforme, se desprecia la categoría o clase que éste representa.


Presencia de lo sobrenatural en el mundo: No cabe duda que los símbolos nos rodean por todas partes: señales, banderas, insignias, uniformes... Uno de los que más influjo produce es el uniforme. Un policía, un guardián, no hace falta que detenga, ponga multas, etc. Su simple presencia influye en los demás: conforta, da seguridad, irrita o pone nervioso, según sean las intenciones y conducta de los ciudadanos. Una sotana siempre suscita algo en los que nos rodean. Despierta el sentido de lo sobrenatural. No hace falta predicar, ni siquiera abrir los labios. Al que está bien con Dios le da ánimo, al que tiene enredada la conciencia le avisa, al que vive apartado de Dios le produce remordimiento. Muchísima gente no pisa la iglesia. Para estas personas, ¿qué mejor forma de llevarles el mensaje de Cristo que dejándoles ver a un sacerdote consagrado? Los fieles han levantando lamentaciones sobre la desacralización y sus devastadores efectos. Los modernistas se quitan los hábitos, rechazan las tradiciones de siempre y después se quejan de la falta de vocaciones. No hay que dudarlo: quitarse la sotana y el hábito religioso conduce a la desacralización.


Frailes Trinitarios polacos
_________________________
"En una sociedad secularizada y tendencialmente materialista, donde tienden a desaparecer incluso los signos externos de las realidades sagradas y sobrenaturales, se siente particularmente la necesidad de que el presbítero -hombre de Dios, dispensador de Sus Misterios- sea reconocible a los ojos de la comunidad, también por el vestido que lleva, como signo inequívoco de su dedicación y de la identidad del que desempeña un ministerio público. El presbítero debe ser reconocible sobre todo, por su comportamiento, pero también por un modo de vestir, que ponga de manifiesto de modo inmediatamente perceptible por todo fiel -más aún, por todo hombre- su identidad y su pertenencia a Dios y a la Iglesia.

Por esta razón, el clérigo debe llevar «un traje eclesiástico decoroso, según las normas establecidas por la Conferencia Episcopal y según las legítimas costumbres locales». El traje, cuando es distinto del talar, debe ser diverso de la manera de vestir de los laicos y conforme a la dignidad y sacralidad de su ministerio. La forma y el color deben ser establecidos por la Conferencia Episcopal, siempre en armonía con las disposiciones de derecho universal. Por su incoherencia con el espíritu de tal disciplina, las praxis contrarias no se pueden considerar legítimas costumbres y deben ser removidas por la autoridad competente.
*
Exceptuando las situaciones del todo excepcionales, el no usar el traje eclesiástico por parte del clérigo puede manifestar un escaso sentido de la propia identidad de pastor, enteramente dedicado al servicio de la Iglesia." (Sgda. Congr. para el Clero, 1994: Directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros, nº 66)
________________________
Es de gran utilidad para los fieles: El sacerdote lo es, no sólo cuando está en el templo administrando los sacramentos, sino las veinticuatro horas del día. El sacerdocio no es una profesión, con un horario marcado; es una vida, una entrega total y sin reservas a Dios. El pueblo de Dios tiene derecho a que lo asista el sacerdote. Esto se le facilita si pueden reconocer al sacerdote de entre las demás personas; si éste lleva un signo externo. El que desea trabajar como sacerdote de Cristo debe poder ser identificado como tal para el beneficio de los fieles.


Esclavos de María y de los Pobres
Sirve para preservar de muchos peligros: ¡A cuántas cosas se atreverán los clérigos y religiosos si no fuera por el hábito! Esta advertencia, que era sólo teórica cuando la escribía el ejemplar religioso P. Eduardo F. Regatillo, S.I, es hoy una terrible realidad. Primero, fueron cosas de poco bulto: entrar en bares, sitios de recreo, pero poco a poco se ha ido cada vez a más. Los modernistas quieren hacernos creer que la sotana es un obstáculo para que el mensaje de Cristo entre en el mundo. Pero, al suprimirla, han desaparecido las credenciales y el mismo mensaje. De tal modo, que ya muchos piensan que al primero que hay que salvar es al mismo sacerdote que se despojó de la sotana supuestamente para salvar a otros. Hay que reconocer que la sotana fortalece la vocación y disminuye las ocasiones de pecar para el que la viste y los que lo rodean.


Ayuda desinteresada a los demás: El pueblo cristiano abre de par en par las puertas al padre que es común del pobre y del poderoso. Las puertas de las oficinas y de los despachos, por altos que sean, se abren ante las sotanas y los hábitos religiosos. ¿Quién le niega a una monjita el pan que pide para sus pobres o sus ancianitos? Todo esto viene tradicionalmente unido a los hábitos. Este prestigio de la sotana se ha ido acumulando a base de tiempo, de sacrificios, de abnegación. Y ahora, ¿se desprenden de ella como si se tratara de un estorbo?


Impone la moderación en el vestir: La Iglesia preservó siempre a sus sacerdotes del vicio de aparentar más de lo que se es y de la ostentación, dándoles un hábito sencillo en que no caben los lujos. La sotana es de una pieza (desde el cuello hasta los pies), de un color (negro) y de una forma (cruz). Los armiños y ornamentos ricos se dejan para el templo, pues esas distinciones no adornan a la persona sino al ministro de Dios para que dé realce a las ceremonias sagradas. Pero, vistiendo de paisano, le acosa al sacerdote la vanidad como a cualquiera: las marcas, calidades de telas, de tejidos, colores, etc. Al ponerse al nivel del mundo, éste lo zarandeará, a merced de sus gustos y caprichos. Habrá de ir con la moda y su voz ya no se dejará oír como la del que clamaba en el desierto cubierto por el palio del profeta tejido con pelos de camello. O se mostrará indigno, vistiendo con lo primero que encuentre, “para parecerse al pobre”, y desprestigiando a su ministerio y a la Iglesia entera. Pobreza no es miseria.



Hna. Dominica de Santa Cecilia


Ejemplo de obediencia al espíritu y legislación de la Iglesia: Como uno que comparte el Santo Sacerdocio de Cristo, el sacerdote debe ser ejemplo de la humildad, la obediencia y la abnegación del Salvador. La sotana le ayuda a practicar la pobreza, la humildad en el vestuario, la obediencia a la disciplina de la Iglesia y el desprecio a las cosas del mundo. Vistiendo la sotana, difícilmente se olvidará el sacerdote de su papel importante y su misión sagrada o confundirá su traje y su vida con la del mundo.



Jóvenes Premostratenses


Estas siete excelencias de la sotana podrán ser aumentadas con otras que le vengan a la mente a usted. Pero, sean las que sean, la sotana y el hábito religioso por siempre serán el símbolo inconfundible del sacerdocio y la vida consagrada porque así la Iglesia y los Santos Fundadores lo dispusieron, dando maravillosos frutos apostólicos y de santidad a través de los siglos.

4 comentarios:

Angelo dijo...

A mi me encanta ver a los sacerdotes y religiosos con su hábito. Sé de alguno que gracias a llevarlo ha dado consuelo espiritual en la calle a alguien que se ha acercado a él.
Hoy dia es un acto de valentía, para testimoniar que la entrega a Cristo existe y que es vida.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Me sedujo el porte de hábito... por eso quise ser sacerdote, pero me encuetro con que las normas se cumplen poco, y las condiciones son otras, pero el significado es el mismo y la necesidad del testimonio es ahora inlcuso más urgente.
Por presetaación personal, por limpieza, por elegancia, por el signficado, por testimonio, por respeto a la dignidad eclesiástica, por utilidad pastoral, por moderación, por estética religiosa... por todo ello quiero morir portanto el hábito que me distingue como consagrado.
P. Jassson Rodas

María Eugenia Trenova Balharry dijo...

Me encanta que los sacerdotes usen sotana. Porqué no hacerlo? Si es un orgullo y una felicidad que no tiene límites representar a NUESTRO SEÑOR acá en la tierra.
Daría lo que fuera de mi porque todos la usaran.
Logicamente un buen sacerdote no se distingue por ella, pero es importante para el respeto de los laicos hacia ellos.

La Iglesia es Santa y Católica dijo...

Yo no soy sacerdote, pero pertenezco a Orden Tercera de San Francisco de Asís.

Mi nombre es José Luis

El uso continuado del vestir sagrado, sotana, vestido talar, traje eclesiástico, o el hábito religioso de la propia orden, cuando se lleva con dignidad, ayuda a muchas personas a encontrarse con Dios.

Dicen que el "hábito no hace al monje" sí que lo hace, porque es un medio para evangelizar, para mostrar el camino del Señor, que el alma consagrada es un mensajero de Dios. El hábito religioso habla de Dios, como la sotana que lleva el sacerdote que va de paso, y en esos momentos no se le oye palabra, pero sí resuena en su vestir sagrado.

Voy preparando unas reflexiones, sobre las ventajas, es decir, sobre las excelencias de la sotana y del hábito religioso.

Y como pidió Jesucristo a San Francisco de Asís, la importancia de llevar el hábito religioso.

Hay personas en mi ciudad que desean que los sacerdotes no se avergüencen de vestir tal como pide el Espíritu Santo a través de la Iglesia Católica y está escrito en el Código de Derecho Canónico, Pablo VI, el Beato Juan Pablo II, nuestro querido Papa Benedicto XVI, también quiere que los religiosos y sacerdotes vistan como corresponde a su vocación sagrada.

Los compartiré desde mi blog católico, que podéis leer.

Compartir