viernes, 25 de junio de 2010

La Magia

Cortesía de www.corazones.org


Magia: Arte o ciencia oculta con que se pretende producir, valiéndose de ciertos actos o palabras, o con la intervención de espíritus, genios o demonios, efectos o fenómenos extraordinarios, contrarios a las leyes naturales. -Diccionario de la Lengua Española
Magia y hechicería: prácticas por las que se pretende domesticar potencias ocultas para ponerlas a su servicio y obtener un poder sobrenatural sobre el prójimo  -aunque sea para procurar la salud-, son gravemente contrarias a la virtud de la religión. Estas prácticas son más condenables aún cuando van acompañadas de una intención de dañar a otro, recurran o no a la intervención de los demonios.
La magia, utilizada para ejercer un maleficio, se llama "hechicería".  Pero se debe aclarar que, aunque se pretenda distinguir entre "magia buena" (blanca) y "magia mala"(negra)en realidad, todo uso de magia ofende a Dios por ser una forma de idolatría. Por esa razón la magia está condenada por el Primer Mandamiento de Dios.
La magia busca sobrepasar las limitaciones de la naturaleza humana, el orden de la creación establecido por Dios y la autoridad de Dios. La magia pretende obtener poder sobre la creación y sobre la voluntad de otras personas por medio de la manipulación de los sobrenatural. La magia tiene un concepto errado de la autoridad e intenta controlarpor medio de poderes ocultos.
No hablamos aquí de la magia en cuanto a un juego de meros trucos, como los quehacía San Juan Bosco para atraer a los jóvenes. En ese caso todos sabían que se trataba de un juego ameno y no se pretendía otra cosa.

-Catecismo de la Iglesia Católica #2117 (Ver también 2110-2116 y 2138).
Todas las prácticas de magia o de hechicería mediante las que se pretende domesticar potencias ocultas para ponerlas a su servicio y obtener un poder sobrenatural sobre el prójimo -aunque sea para procurar la salud-, son gravemente contrarias a la virtud de la religión. Estas prácticas son más condenables aún cuando van acompañadas de una intención de dañar a otro, recurran o no a la intervención de los demonios. Llevar amuletos es también reprensible. El espiritismoimplica con frecuencia prácticas adivinatorias o mágicas. Por eso la Iglesia advierte a los fieles que se guarden de él. El recurso a las medicinas llamadas tradicionales no legítima ni la invocación de las potencias malignas, ni la explotación de la credulidad del prójimo.  

-Padre Jordi Rivero

De nuestro correo
Consecuencias de las prácticas mágicas

Querido Padre:

Soy ex-wiccana y sufro obsesión diabólica. Las prácticas mágicas me han traído en mi conversión al acoso contínuo de Satanachia y Lucifer... Sufro tocamientos en los hombros, cabeza y partes íntimas y escucho voces. He captado una psicofonía sin querer grabando un vídeo casero. Cada día las tentaciones resultaban ser más grandes: quería volver a echar las cartas, a usar la magia... lo volvía a hacer. Incluso he llegado a tener apariciones durante periodos de tiempo muy fugaces

Hablé con un monitor de Lumen Dei que me recomendó:
- Usar la medalla de S. Benito día y noche
- Rezar el Rosario todos los días 
- Confesarme al menos una vez por semana
- Portar el Rosario al cuello bendecido y rezarlo cada vez que sintiese el acoso
- Asistir a misa
- Rezar todo lo que pueda

EL caso es que no puedo frenarlo, ni siquiera con la oración de la medalla (Crux Sancta Sit Mihi Lux...)

Le cuento esto por que usted SÍ puede advertir contra estas consecuencias de la acción diabólica en la magia.

Muchas gracias, padre

Respuesta 
Querida Hermana ___:

Dios te bendiga. 
Todo lo que te han recomendado es correcto.  Pero no olvides el fundamento. 
Jesús desea que le ames de corazón y le confíes todo. Todas esas prácticas valen solo porque te ayudan a poner tu corazón en El. Quien sana y libera es Jesucristo. Todos esos medios tienen efecto cuando se usan con Fe y perseverancia.

RECIBE Su infinito amor que libera, sana y da vida.  Alábalo y dale gracias.
No esperes resultados según tu tiempo. Será en el tiempo del Señor, pero será real.  
Medita la Palabra de Dios, especialmente el Nuevo Testamento. La fe se vive en la Iglesia, en comunidad. Ve a tu parroquia y participa.
 
No dudes. El Señor te liberará y te dará una vida nueva. Si por un tiempo has de sufrir, no es nada en comparación con la felicidad que Jesús te tiene preparada.  ANIMO.  Nos vemos en el cielo. 
 
En Jesús y María,
Padre Jordi Rivero

No hay comentarios:

Compartir