miércoles, 29 de julio de 2009

¿Cómo puede la Iglesia Católica ser la verdadera si está llena de pecado? Parte III

Cortesía de http://www.apologetica.org

¿Y los Papas corruptos?

¿Cómo puede la Iglesia decir que es verdadera, si tuvo hasta Papas corruptos?

Estimado Oscar:

...

El tema que trata su carta es muy importante. Usted menciona la posibilidad de que los Papas sean personas corruptas, y se pregunta si la Iglesia registra estos hechos.

Cuando Jesucristo estableció su Iglesia, la quiso construir sobre los Apóstoles, aunque se sobreentiende que es el mismo Jesucristo elfundamento último, y que nadie puede poner otro fundamento, como dice la misma Biblia en 1Cor 3,11; pero la misma Biblia nos habla de los Apóstoles como de “columnas” o “fundamentos” o “piedras”, de modo que debemos entender que Jesús ha hecho participar a otros de su oficio – se puede ver como ejemplo Efesios 2,20.

Pero Jesús no hizo que los Apóstoles fuesen “impecables” como lo era él, es decir, que fuesen necesariamente santos. Le doy un ejemplo útil: el mismo San Pedro, elegido por el Señor para “confirmar a sus hermanos” y pastorear “a sus ovejas”, etc, y habiendo recibido ya la plenitud del Espíritu Santo en Pentecostés, fue reprochado por San Pablo (ver Gálatas 2) porque “fingía”, y fingir en cuestiones importantes como lo que se narra en Gálatas, es un pecado grave; ¡y atención que estamos hablando del Pedro que recibió el Espíritu Santo en Pentecostés! Pues bien, ese mismo Pedro, sin errar en su doctrina, ciertamente cayó en la “corrupción” por su modo de obrar. En el ejemplo que le di, se trataba de que no quería comer con los gentiles, por miedo a los judíos: evidentemente una acción corrupta, que llevaba a gran escándalo a los cristianos; San Pablo se enojó mucho con él y lo corrigió en público; no sabemos la respuesta de Pedro, pero se puede suponer que se arrepintió y cambió su modo de obrar.

Pues bien, si San Pedro cayó en esa corrupción -no de doctrina, como sabemos, pues predicaba el evangelio correctamente; se trataba de una mala acción de él- ¿debemos pensar que Jesús renegó de él? ¿o que el evangelio de Pedro estaba equivocado? ¿o que la oración de Jesús falló cuando, según Lucas 22, 31-32, oró para que la fe de Pedro no caiga? ¿o que la Iglesia de Pedro no era la verdadera? O bien, usando las palabras que usted me pone en su carta, que le dicen los evangélicos, ¿acaso Jesús “ampararía estos hechos”? ¿Amparó el fingir de Pedro? Ciertamente que no; pero entonces, la acción corrupta de Pedro ¿indica que el cristianismo –del cual Pedro era sin duda un exponente principal- estaba equivocado? Es lo que de hecho dicen los evangelistas: como los papas (al menos a veces o muchas veces) se corrompen, luego la Iglesia católica no puede estar avalada por Cristo.

La solución a estas cosas es más sencillo de lo que a primera vista parece, y es esta: Jesús no prometió a ninguno de sus apóstoles, ni siquiera a Pedro, que habrían de ser IMPECABLES. Y la historia nos dice (ahí tiene el ejemplo de Pedro, ¡y habrá tantos otros!) que de hecho los pastores de la Iglesia han cometido pecados, quién más, quién menos. Todos eran (y son) pecadores.

Lo que Jesús le prometió a Pedro, y en comunión con él a todos los pastores de su pueblo, es la INFALIBILIDAD, que es algo totalmente distinto: se trata del don del Espíritu Santo que hace que la Iglesia predique sin error, hasta el último día de la historia, el evangelio trasmitido por el Hijo de Dios, Nuestro Señor Jesucristo; y hay que tener muy en cuenta que la promesa de la infalibilidad (“las puertas del infierno no podrán” contra la Iglesia, etc) se refieren SOLAMENTE a las cuestiones de fe y de moral, y a nada más. En otras palabras, usted y yo podemos estar tranquilos en cuanto sabemos que el Espíritu Santo no permitirá (lo ha prometido Jesús) que la Iglesia, en cuestiones de fe y de moral, equivoque su enseñanza. Ahora bien, que tal Papa sea un santo, y tal otro un corrupto, no cambia nada. Claro está que el ejemplo de santidad es un testimonio vivo del evangelio, y la “corrupción” no lo es. Dios hubiese podido hacer de su Iglesia una sociedad de ángeles... pero no lo hizo. Es más, “quién dice que no tiene pecado hace a Dios mentiroso”, dice San Juan.

Algo que suelen repetir los evangélicos es que Jesús dijo que “el árbol bueno no puede producir frutos malos”, queriendo decir que los frutos malos de los católicos son una prueba clara de que el catolicismo es un “árbol malo”. Parece muy lógico e irrebatible, pero según ellos lo interpretan es un grosero error. El mejor modo de destruir este sofisma es preguntarle, a cualquier evangélico, si él (o ella) NO TIENEN NINGÚN PECADO. Pues si lo tienen, entonces también el evangelismo es un árbol malo, y si dicen que no lo tienen..., pues bueno, yo diría que con semejante respuesta está todo dicho. 1 Juan 1,10 lo dice de un modo clarísimo: “Si dijéremos que no hemos pecado, lo hacemos á él mentiroso, y su palabra no está en nosotros”. También los versículos siguientes ayudan a entender el contexto (se refiere a los pecados de los cristianos).

Otro ejemplo breve pero eficaz: en las primeras comunidades cristianas se cometían también muchos pecados (ver las dos cartas de Pablo a los Corintios, por poner un ejemplo). Ahora bien, ¿podemos concluir entonces que esas comunidades no estaban avaladas por Jesús, siendo que fueron fundadas por los mismos apóstoles? Ciertamente Jesús no avala el pecado, pero el hecho de que alguien cometa un pecado no quiere decir que la comunidad a la que pertenece sea desaprobada por Jesús.

Lo que Jesús estaba diciendo con eso de los frutos y el árbol era que todo lo bueno viene de Dios, lo malo no viene de Dios. De allí a concluir que la religión cristiana querida por Dios es aquella donde NADIE comete NINGÚN pecado, es un abuso, ¿no le parece? En todo caso, tal religión no existió nunca, ni existe hoy.

La historia de la Iglesia ciertamente tiene numerosos ejemplos de Papas, cardenales, obispos, sacerdotes, religiosos y laicos corruptos; también de Papas, cardenales, obispos, sacerdotes, religiosos y laicos santos; y más que en cualquier otra religión. Esos no nos espanta NI SE OCULTA en la Iglesia; la Iglesia nunca enseñó que sus pastores eran todos santos (aunque algunos cristianos que no conocen demasiado su fe puede que lo piensen así). Al contrario, sabemos que somos todos grandes pecadores, y que el deseo de santidad y la santidad misma son un regalo de la misericordia de Dios. Ojalá tengamos siempre papas santos (como el actual, que creo yo es un gran santo), pero no necesariamente va a ser así. La potencia de Dios se muestra “en la debilidad”, como misteriosamente lo dejaba claro San Pablo (2Cor 12, 9-10); no confiamos en nuestra santidad, sino en la de Dios. Y si Jesús no quiso que los pastores sean necesariamente santos, pienso que tampoco lo debemos esperar nosotros. ¿Cómo puede ser que un Papa o un obispo sean grandes pecadores? Pues pregúntese primero: ¿cómo puede ser que usted y yo, bautizados, rescatados, nueva creación, nacidos de lo alto y de nuevo "por el agua y el Espíritu", creyentes en Jesús, experimentemos sin embargo todos los días los efectos del pecado? La respuesta es la misma para usted, para mí y para los papas.

Finalmente me pregunta usted si la Iglesia tiene registrados estos hechos (de Papas corruptos): pues bien, nada se oculta. Los hechos están ahí, registrados por la historia. Hay grandes enciclopedias con las vidas de los Papas, que se pueden consultar en las buenas bibliotecas. Todos los documentos pontificios y eclesiásticos en general se guardan en los archivos, abiertos a los historiadores sin restricción por motivos religiosos. La fábula de una Iglesia que "oculta" estos hechos es creación de mentes ofuscadas por el fanatismo. Me gustaría saber de alguna institución que se haga más responsable de su gente y de su historia que nuestra Iglesia.

Dios lo bendiga,

P. Juan Carlos Sack http://apologetica.org

martes, 28 de julio de 2009

¿Cómo puede ser la Iglesia Católica ser la verdadera si está llena de pecado? Parte II

Cortesía de http://www.apologetica.org
¿Cómo puede la Iglesia pretender que es la verdadera, si está llena de pecado?

Para una presentación del ambiente histórico en el que se escribió esta bula, se puede ver el artículo de la Enciclopedia Católica sobre los fraticelli nombre con el que se conocen a los franciscanos -y también varios grupos no franciscanos- entre los cuales la idea de la pobreza se volvió loca, hasta el punto de negar el derecho a los clérigos de poseer algún bien.

El asunto concreto que nos interesa aquí es la doctrina de aquellos pseudo-franciscanos según la cual sólo en ellos se cumplía el evangelio de Cristo en su pureza original, evangelio que hasta entonces habría estado escondido y hasta totalmente extinguido. En contraposición con ese evangelio “puro” que ellos encarnaban, los fraticelli se esmeraban en señalar las numerosas carencias moralesque podían observarse en aquel tiempo en más de un miembro de la clerecía, sin exceptuar al papa.

Y nos interesa este tema en particular porque podemos notar puntos de contacto con algunos movimientos y comunidades evangélicas actuales. Entre otras cosas, una de las armas usadas por los modernos fraticelli es sin duda la de señalar repetida y obstinadamente los defectos de papas, obispos, sacerdotes y fieles católicos, tácitamente -a veces hasta de un modo explícito- mostrándose a sí mismos como los que realmente predican el evangelio auténtico y lo viven.1

Lo que presentamos a continuación es una perla más en el enorme tesoro de la sabiduría de la Iglesia. Lo que tiene de particular es que a pesar de ser un texto escrito hace casi 700 años, no ha perdido ni un ápice de verdad y frescura.

He aquí un trozo de la respuesta que Juan XXII dio a los fraticellien 1318, y que tan acertadamente describe la realidad de la Iglesia.

Si el lector ha tenido que vérselas ya con los modernos acusadores, esta respuesta de Juan XXII le vendrá como anillo al dedo.


§ 15. Así, pues, el primer error que sale del tenebroso taller de esos hombres fantasea dos Iglesias, una carnal, repleta de riquezas, que nada en placeres, manchada de crímenes, sobre la que afirman dominar el Romano Pontífice y los otros prelados inferiores; otra espiritual, limpia por su sobriedad, hermosa por la virtud, ceñida de pobreza, en la que se hallan ellos solos y sus cómplices, y sobre la que ellos también mandan por merecimiento de la vida espiritual, si es que podemos dar alguna fe a sus mentiras.

Esta impiedad propia de estos pobres malvados es tal, que no puede verse en ella nada que no pertenezca a la herejía. Por cierto todos los impíos, mientras razonan torcidamente sobre las cuestiones de la fe y se separan por su contumacia de la unidad de la Iglesia y de la obediencia, pretenden con frívolas afirmaciones que la generalidad de los fieles sirve a la carne mientras ellos -al espíritu. A semejante demencia poco puede agregarse: ellos saben perfectamente que así como predican a un solo Cristo, así también confiesan que hay una sola Iglesia, según aquello del Maestro de los Gentiles: y todo sometió bajo sus pies, y a Él lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la Iglesia, que es su cuerpo (Efesios 1,22-23).

Una sola es, por cierto, la Iglesia santa, universal, apostólica y romana, que resplandece en autoridad no por presunción humana, sino porque está fundada por la divina e inconmutable autoridad; quien al enseñar impíamente negase su egregio primado no solo se hace reo de crimen y cisma, sino que es tenido, en mérito de su impiedad, como hereje, declarado así tanto por la razón y autoridad divinas como humanas. Porque cualquiera que, teniéndose por cristiano, renuncia a obedecer a esta Sede Apostólica, incurre en el pecado de paganismo.

En efecto, entre otros dones, le ha sido concedida a esta Sede de modo excepcional la particularidad de que la fe salvífica que el Bienaventurado Pedro conoció por revelación del Padre Celestial, y la enorme autoridad que Cristo otorgó al Príncipe de los Apóstoles, por la legítima sucesión apostólica romana se transmita sin corrupción alguna, de tal modo que hasta el fin de los tiempos ni la traición pueda ensuciar aquella fe inmaculada, ni los pastores adúlteros puedan interrumpir aquella sucesión.

Porque a la manera de una fortísima nave, compacta bajo el mando del gobierno divino, ni las tormentas de las distintas opiniones y herejías pueden desatar su estructura de unidad, ni las intervenciones de los poderes tiránicos pueden hundirla en los abismos; por el contrario, a aquellas superan por medio de la verdad y del ejercicio de la autoridad, mientras que a éstos derriban por la virtud de la paciencia; haciendo así, entre las atracciones de la felicidad terrena y las asperezas del tiempo presente avanza en feliz derrotero hasta que, guiada por el Señor, llegue finalmente al puerto de la felicidad futura.

En esta Iglesia, como en el arca (Génesis 7,8-9), se contienen animales puros e impuros; como en la era se mezclan el grano y la paja (Lucas 3,17); como en las redes del pescador se recogen peces buenos malos (Mateo 13,47-50); como en el campo el trigo crece junto con la cizaña (Mateo 13,24-40). Ni siquiera la inmundicia de los miembros más débiles logra ensuciarla, ni la superficialidad de aquellos envanecerla, ni su necedad corromperla, ni su insolencia dividirla; al contrario, permaneciendo integra y perfecta genera por la fe hijos de adopción, con su palabra los nutre, con su autoridad los defiende, con la penitencia los purifica, con la virtud de la paciencia los acompaña; ni tampoco el cúmulo de riquezas la sofoca, ya que de ellas, como buena creación de Dios que son, hace bueno uso con acción de gracias (1 Timoteo 4,4); y cuando posee oro no es para tenerlo como un fin en sí mismo, sino para socorrer misericordiosamente las penurias de los necesitados.”

* * *

[1] Mientras redactamos estas líneas una persona amiga en Argentina, que está considerando volver a la Iglesia Católica después de un largo período en el protestantismo, nos escribe: “Me cuesta volver a la Iglesia Católica porque me doy cuenta de los defectos que tiene ¿Y mi conciencia? Pero a su vez, a la que voy también tiene defectos... Entonces estoy en una encrucijada.” A ella dedicamos esta traducción.

lunes, 27 de julio de 2009

¿Cómo puede la Iglesia Católica ser la verdadera si está llena de pecado? Parte I

Cortesía de http://www.apologetica.org

La Santidad de la Iglesia

Un convertido llega a conclusiones muy edificantes…

Colaboración de Carlos Caso-Rosendi, USA

Primeramente una Breve Biografía

No soy teólogo ni filósofo. ¿Qué hago entonces escribiendo una nota sobre la Iglesia Católica? La respuesta la encuentro en una experiencia que no es muy común que digamos: crecí en una familia de Testigos de Jehová y mi vida fue afectada por muchos años de adoctinamiento jehovista y por las demandas extremas que esa religión pone sobre sus creyentes. Por una especial gracia de Dios un día acepté la religión Católica y tuve ocasión de defender la fe recientemente adquirida y de dar aviso a otros sobre las consecuencias de prestar atención a cultos religiosos extremistas.

Volviendo al tiempo en el que me separé de los Testigos de Jehová, recuerdo una conversación que tuve con uno de los ‘ancianos’. Por ese entonces yo había presenciado involuntariamente cierto hecho escandaloso. La manera en que los ’ancianos’ de la congregación se ocuparon de este asunto fue mas bien inapropiada. Al ver esto fue tal mi indignación que prontamente cesé de asociarme con los Testigos.

Al tiempo uno de los ’ancianos’ vino a visitarme. Dijo que le preocupaba mi ausencia. El escándalo pasado vino a la conversación y el hombre no pudo encontrar ningún argumento, bíblico o de otra clase, que justificara las acciones de sus pares. Entonces me dijo: “ Dios en su sabiduría nos permite ser obedientes a una organización imperfecta de tal modo que nuestra fe se hace perfecta por medio de obedecer a hombres imperfectos”.

Le contesté: “Buen argumento. El único problema con él es que, si es certero, debiéramos todos ser católicos. Porque la Iglesia Católica es la organización imperfecta que estaba históricamente primero y debiéramos habernos adherido a ella sin falta”. Esto era un simple contraargumento. En esos tiempos ni se me ocurría que algún día yo pudiera llegar a ser católico.

El anciano no podía creer lo que estaba escuchando y respondió: “Ya te estás expresando como un apóstata”. Pocos minutos después se retiró. Nunca lo volví a ver. Siete años más tarde me convertí al catolicismo. Me tomó un largo tiempo el darme cuenta de la importancia de esa conversación.

Un Desafío a un Artículo Fundamental de la Fe

Nosotros los católicos profesamos nuestra fe en “Una, Santa, Iglesia Católica…”. El significado de la frase es más bien obvio para todo cristiano católico. Estoy seguro de que se podría escribir un largo tratado sobre las implicaciones de esta corta frase. No es mi intención hacer eso. Uno no tiene que estudiar mucha historia para darse cuenta que la Iglesia ha durado ya veinte siglos a pesar de sus humildes orígenes. Uno no puede negar que la Iglesia es ‘una’ a pesar de haber sido puesta en peligro por presiones externas o por las luchas internas por el poder. Del mismo modo la universalidad implícita en la palabra ‘católica’ es todavía evidente; la Iglesia está activa en todo el mundo desde la China hasta América y es el hogar espiritual de hombres y mujeres de todas clases.

Una y Católica son cosas fáciles de aceptar. Es la palabra ‘santa’ que la gente de nuestro tiempo encuentra problemática. Para algunos ese adjetivo es causa de incomodidad.

Existe una larga lista de gente con quejas justificadas e injustificadas contra la Iglesia. Tenemos, es cierto, el lamentable registro de ciertas épocas pasadas. Dolorosos errores que hasta el Concilio Vaticano II ha tenido que admitir. Recientemente hasta el Papa, S. S. Juan Pablo II ha pedido perdón públicamente delante del mundo entero por las faltas de la Iglesia. La historia de la Iglesia está tan llena de estos hechos vergonzosos que algunos de sus enemigos no tienen empacho en identificarla con la mujer vestida de escarlata que se describe en la Revelación a San Juan. Nosotros los católicos porsupuesto no estamos de acuerdo con tal cosa, pero de todas maneras eso nos da una idea de la resistencia que la Iglesia puede encontrar en el mundo de hoy.

La “Una Iglesia Católica” es frecuentemente un obstáculo para muchos que quisieran creer que en algún lado existe una santa iglesia de Cristo. Algunos declaran que es un tropiezo por su larga historia de conflictos internos y porque ha pecado por comisión y omisión, a veces contra los mismos a quienes se supone que debe proteger, sostener y abrigar.

Hay muy pocos argumentos que se puedan usar contra este tipo de razonamiento. Mi problema con esta postura es su mismo origen. Detrás de la triste letanía de acusaciones hay siempre un buen grado de amargo rencor. Una amargura que se puede comparar con la amargura del amante que ha sido engañado por su amada. No hay esperanza para esta alma en hiel porque ya no es posible ver de nuevo la inocencia original en el rostro del ser querido. “¡Ah si todo pudiera volver a ser como en los primeros días!” Se queja.

El asunto de la santidad requiere entonces una mejor comprensión. Dicho simplemente creemos que la Iglesia es santa no porque todos sus miembros sean seres humanos perfectos que viven en absoluta santidad. Lo que creemos es que Dios puede hacer a una persona santa sin importar cual fuera la condición original de esa persona. Creemos que puede repetir esta operación día tras día… Al formar una Iglesia de gente imperfecta y pecadora Dios hace evidente la curiosa paradoja de Su santidad morando en medio de la mas ostensible imperfección. Esto es lo que los católicos llamamos gracia, la habilidad de Dios de formar un vaso perfecto con el barro del que estamos hechos. En cierta forma la Iglesia nos recuerda esta paradoja de la gracia: no somos llamados porque somos mejores que el resto de los hombres. Somos llamados porque no somos mejores y por lo tanto nuestra presencia en la Iglesia realza y hace evidente la gracia de Dios.

Cuando Jesús estuvo en la tierra fue duramente condenado por aquellos que podían ver en El los elementos de la santidad, los milagros y la justa y recta vida que Jesús llevó. ¿Por qué? Esas gentes no veían que Jesús juzgara en justicia. El aspecto judicial de la santidad brillaba por su ausencia en este nuevo profeta, Jesús. Para hacer el asunto aún más escandaloso Jesús parecía disfrutar la compañía de aquellos condenados por la sociedad de aquel tiempo. Jesús atraía a los pecadores y los iniciaba en los caminos de la santidad. En cierta forma podemos decir que es esa mismísima característica de la personalidad de Jesús la que hace que El nos atraiga tanto en los Evangelios. No creo que lo respetaríamos más si El hubiera sido un juez implacable que trajera castigo divino sobre los pecadores de Su tiempo.

Para explicar este punto me gustaría usar, tomándome algunas libertades, una parte bien conocida del Evangelio de San Juan. Cuando la muchedumbre trae a la mujer adúltera delante de Cristo y declara: “¡Moisés nos dijo que apedreáramos a mujeres como ésta!”

Imaginemos (es solamente un ejemplo) que la mujer representa a la Iglesia y que la muchedumbre representa a aquellos que condenan la Iglesia. Jesús admite el hecho de que la Ley condena el adulterio en términos muy estrictos. Sin embargo Jesús decide enfocar la atención de la multitud en algo que todos los presentes tienen en común delante de Jesús: el pecado.

La invitación de Jesús a inspeccionarse y practicar un poco de examen introspectivo tiene un extraño resultado. Todos se van dejando al Maestro y a la mujer solos. Después de un tiempo Jesús pronuncia Su juicio: “Yo tampoco te condeno. Ve en paz y ya no peques.” El tiene la autoridad de hacer eso porque El es mayor que Moisés y elige apuntar al papel que la gracia divina tiene en resolver el problema del pecado humano.

Ambos, la Iglesia y sus acusadores tienen en común el elemento del pecado. Es Jesús el que pone el pecado en evidencia y graciosamente lo perdona.

Los Sacramentos Hacen Santa a la Iglesia

Evidentemente la Iglesia no está representada por la adúltera. Hemos usado eso como un ejemplo para ilustrar cómo Jesús trata con el pecado. Hay una gran diferencia entre la adúltera y la Iglesia y es que la misión de la Iglesia es una misión santa. La Iglesia es un receptáculo imperfecto que contiene un número de elementos santos. Estos santos elementos es lo que llamamos los Sacramentos.

Si los Sacramentos estuvieran ausentes de la Iglesia no habría nada que justificara la existencia de la Iglesia. Si los Sacramentos no tuvieran una Iglesia dónde morar… es difícil imaginar cómo pudieran ser adecuadamente honrados y preservados. Los Sacramentos son lo que hace que la Iglesia sea un vehículo santo. Por eso es que el Cristianismo no puede ser una mera filosofía de vida que los hombres eligen para guiarse sin asociarse jamás con la Iglesia.

Cuando alguien insiste en condenar amargamente las obvias imperfecciones de la Iglesia, ésa misma amargura revela la clase de orgullo que solamente puede abrigar alguien que se cree más justo que los demás. Esa modalidad de creerse mejor y con derecho a condenar no acepta y no cree necesitar el consuelo de los Sacramentos. Cualquiera puede acusar y criticar… pero ¿quién puede edificar en amor?

¿Debiéramos entonces aceptar todo tal cual es y aceptarlo pasivamente? Quizás pudiéramos tener un papel más activo en la lucha entre el pecado y la santidad. Debemos recordar que también nosotros somos parte integral de la Iglesia. Si permitimos que Dios aumente nuestra santidad por extensión estaremos ayudando a aumentar la santidad dentro de la Iglesia. Es digno de destacar que han surgido santos en muchas de las épocas en que la jerarquía eclesiástica pareciera haber perdido el rumbo de la fe. Es cierto que no somos una Iglesia compuesta exclusivamente de santos pero podemos dar testimonio de que Dios en su gracia le da a la Iglesia el regalo de Su santidad si hacemos lugar para ella en nuestra propia vida.

viernes, 24 de julio de 2009

Algunas Consideraciones Sobre El Pecado.

Cortesía de http://www.corazones.org
El pecado no es un tema agradable. Es como hablar del cáncer con la diferencia que TODOS tenemos pecado y, si no se sana, el diagnóstico es muerte eterna. La buena noticia es que Cristo vino para perdonar y sanar. Pero requiere de nuestra cooperación.

El pecado original lo heredamos de nuestros padres. Es un estado que implica carencia de la gracia de Dios, causa desorden en nuestras vidas inclinándonos al pecado actual. El pecado original es voluntario, no por un acto personal voluntario nuestro, sino por un acto de la voluntad de Adán.

El pecado actual es todo acto voluntario de pensamiento, palabra, obra u omisión contrario a la recta razón. Quien peca gravemente o mortalmente y no se arrepiente adecuadamente comienza a vivir una vida permanentemente alejada de Dios. El acto pasa, pero el alma del pecador continúa en estado de pecado: manchada y privada de la gracia. Se le llama "estado de pecado" (maccula peccati, reatus culpae Sto. Tomás (I-II:87:6). Este estado continúa hasta que la penitencia restaure el orden.

Pecado Formal: acciones hechas libremente y con conocimiento de que son contrarias a Dios.

Pecado Material: acciones que son objetivamente pecaminosas pero se realizan sin culpa personal porque el autor carece de libertad o es ignorante del mal que hace.

Pecado Mortal: separa a la persona de la amistad con Dios o intensifica el alejamiento que la persona ya tiene. Implica un pecado grave que se hace con suficiente conocimiento y libertad; la consecuencia es la perdida de la gracia santificante y la participación de la vida divina que Cristo nos mereció. Además pierde todos los méritos adquiridos por los actos buenos realizados anteriormente y deja de ser heredero del Reino. Morir así es enfrentarse con el juicio de Dios y con la separación eterna de Dios = Infierno.

No todos los pecados son igualmente graves. Santiago 3,2 "Porque todos cometemos muchos errores.." El juicio sobre la gravedad del pecado no se basa en la opinión popular sino de la enseñanza de la Iglesia.

Pecado Venial: es una ofensa que no rompe la relación con Dios pero si la debilita. Quien no lucha contra estos pecados se hace mas vulnerable al pecado mortal. Se trata de una negligencia o vacilación o tropiezo en el seguimiento de Cristo.

Ej: descuido en observar una promesa de hacer algún ligero favor a un amigo, cuando tal descuido puede contrariar pero no perjudicar. Otro ejemplo sería violar una responsabilidad grave pero solo en un pequeño grado. Un pecado venial es el mayor de todos los males fuera del pecado mortal.

El pecado lleva a mas pecado
Todo acto de amor y de fe por el cual se vuelve a Dios no es un acto aislado sino que tiene raíces en respuestas anteriores a las gracias, análogamente el pecado mortal ordinariamente tiene raíces en actos anteriores de infidelidad.

Dios nos espera para perdonarnos si tan solo confiamos en su misericordia, nos arrepentimos y nos confesamos.


¿Por que decimos que el pecado está principalmente en la intención y no en la acción en sí?

RESPUESTA
El pecado es una opción deliberada (libre) y conscientemente elegida, contra la voluntad de Dios. Cuando se toma esa opción ya se está en pecado aunque no se haya ejecutado exteriormente. Por eso se puede pecar de pensamiento y de omisión.

El pecado de Adán y Eva fue separarse de Dios para convertirse ellos mismo en dioses.

“Dios sabe que en el momento que comáis la fruta vuestros ojos se abrirán y seréis como dioses” (Génesis 3:5)

Ser como dioses significa ser la autoridad suprema, jueces supremos del bien y del mal. Es una actitud del corazón.
Puede que en teoría aun se acepten las enseñanzas de Cristo, PERO estas quedan en efecto nulificadas porque la soberbia ha cegado el discernimiento. Entonces la interpretación personal justifica el deseo de pecar y no se deja iluminar por la enseñanza de la Iglesia. Podemos entonces decir que tenemos "buena intención" cuando en verdad solo es buena según nuestro falso juicio.

La rebelión del corazón contra Dios es la esencia de nuestro pecado. Claro que los hechos externos son muy importantes y manifiestan el pecado del corazón.

No se debe confundir la tentación con el pecado. El demonio nos invita a pecar (tentación), pero podemos resistir y vencer. Jesús también fue tentado pero rechazó al demonio. Quien resiste la tentación abrazando la cruz y confiando en Dios, se fortalece y vence al demonio.

Pecamos cuando asentimos a la tentación, aunque solo quede en la mente.

miércoles, 22 de julio de 2009

¿Quiénes son los Testigos de Jehová? Parte IV

Cortesía de http://www.corazones.org
TÁCTICAS PARA LAS VISITAS

Los Testigos en sus visitas son persistentes al extremo. Están preparados para no desanimarse cuando se les cierran las puertas. Volverán cuando tengan oportunidad. Si no se les recibe, apelan a la caridad y la educación, virtudes que rehúsan ellos mismos practicar cuando un católico les habla de la verdadera fe.(43)

Comienzan generalmente la conversación dirigida hacia inquietudes comunes: El crimen, la economía, el vicio, los huracanes, terremotos... Concluyen que el mundo esta al finalizar. Entonces preguntan:

  • "¿Le gustaría vivir en un mundo feliz sin guerras, sin enfermedades, sin problemas de ningún tipo?"
  • "¿Está usted preparado para la inminente batalla de Harmaguedón y la venida de Cristo?"

Los Testigos Ofrecen una respuesta "Bíblica" para los problemas personales. Una vez que han logrado impresionar, los Testigos hacen ver que solo ellos saben las respuestas a todos los problemas según la Biblia. Por lo tanto solo ellos se salvarán de la inminente destrucción cósmica.

Respondemos:

Ciertamente el mundo está lleno de pecado y de problemas. Ciertamente debemos prepararnos para la venida de Cristo. Los signos de los tiempos nos recuerdan lo pasajero que es este mundo y nuestra responsabilidad de trabajar con diligencia para el propagar el reino del Señor.

La Iglesia reza en la Eucaristía para que nos mantengamos en Cristo hasta su gloriosa venida. El Papa insiste en la importancia de la conversión y de evangelizar a todos los hombres. Pero no buscamos profecías y respuestas falsas.

En su afán de anunciar el Harmaguedón y el fin del mundo, los Testigos no solo faltan a la razón, también se olvidan de las palabras de Jesús:

Respecto a aquel día y hora nadie sabe, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino solo el Padre (Mt 24,36).

Cualquier profecía que prometa un mundo lleno de paz y una vida sin problemas es del demonio que está preparando la venida del Anticristo. El es el que seducirá a la humanidad con esas falsas promesas. Jesús en cambio nos enseñó que en este mundo estaremos siempre en lucha compartiendo sus padecimientos.

Cuando digan: «Paz y seguridad», entonces mismo, de repente, vendrá sobre ellos la ruina, como los dolores de parto a la que está encinta; y no escaparán. (Tes 5,3)

"Y más aún: juzgo que todo es pérdida ante la sublimidad del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por quien perdí todas las cosas, y las tengo por basura para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no con la justicia mía, la que viene de la Ley, sino la que viene por la fe de Cristo, la justicia que viene de Dios, apoyada en la fe, y conocerle a él, el poder de su resurrección y la comunión en sus padecimientos hasta hacerme semejante a él en su muerte." (Fil 3,8-10)

Nuestra paz no está en un mundo sin problemas sino en vivir la vida en el Espíritu Santo que nos da participación de la vida de Dios. Una paz que prevalece en las tormentas del mundo.

"Os he dicho estas cosas para que tengáis paz en mi. En el mundo tendréis tribulación. Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo." (Jn 16,33)

Al principio se guardan de revelar sus doctrinas mas anticristianas. Saben que eso les cerraría las puertas. Prefieren sembrar confusión contra la Iglesia preguntando porque nosotros "adoramos imágenes", "adoramos al Papa", "no leemos la Biblia"... Mentiras y difamaciones a las que lamentablemente muchos no saben como responder. El que se creyera sus alegaciones por ignorancia quedaría escandalizado y avergonzado de su Iglesia. Esto es lo que los Testigos buscan para causar el rompimiento con ella.

Cuando se les sabe responder en un tema, los Testigos saltan a otro tema. Hacen esto por varios motivos. Primero porque no están entrenados a usar la razón, solo se aprenden pasajes de memoria. Tratan mas bien de seguir saltando de temas hasta encontrar uno que no se les sepa responder. Así van dominando completamente la situación. El Católico se encuentra entonces a la defensiva. ¿Y cuantos católicos (o testigos) están preparados para defenderse en esas condiciones? Habría que estar sumamente bien preparado, como para tomar un examen avanzado sobre la Biblia para poder responder punto tras punto con maestría.

Con esta táctica van sembrando confusión y rechazo hacia muchas enseñanzas de la Iglesia.

Si han convencido a la persona, muchas veces con razón, que no sabe nada de la Biblia. La culpa, según los Testigos, la tienen los curas que no le enseñaron, y la Iglesia Católica en la que "no se lee la Biblia". Entonces invitan a "estudiar" la Biblia con ellos. Un testigo ex-católico me dijo en una ocasión que en la Iglesia Católica nunca había escuchado la Biblia. Le pregunté: ¿Donde estabas cuando en cada misa se leen varios pasajes bíblicos y se proclama el evangelio?

En estudio bíblico los testigos se concentrarán en pasajes selectos que parecen corroborar su visión religiosa. Dicen que son cristianos y que la Biblia es la misma para todos... Mas tarde hablarán menos de Cristo y más del anti-Cristo; menos de las virtudes y mas del fin del mundo; menos de la Biblia y mas de sus revistas llenas de errores a los cuales llaman: "las nuevas verdades".

Por este proceso llegan a la conclusión que todas las religiones son de Satanás. La solución que ofrecen es que se debe abandonar la Iglesia para hacerse Testigo y así salvarse de la aniquilación inminente.

Si la persona avanza bien podrá participar de otros grupos Bíblicos y llegará a visitar el Salón del Reino. Para hacerse Testigo le requerirán que se bautice otra vez y comience hacer proselitismo visitando hogares bajo supervisión.


CÓMO TRATAR A LOS TESTIGOS

  • Oración. Al verlos venir, comencemos a rezar por la conversión de estas pobres almas y por la protección de todos los que van a ser visitados. Pidamos al Señor sabiduría para tratar con ellos.
  • Ir a lo esencial. Cristo es nuestro Señor y salvador, Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero. No tiene sentido discutir lo secundario cuando no se clarifica lo fundamental.
  • Caridad. Recordar el respeto que se le debe a cada individuo y que nuestra actitud hacia creyentes sinceros ha de ser de apertura y comprensión, no condenación.(44)
  • Firmeza. No se les debe permitir dominar la conversación ni nuestro tiempo. Si no es el momento para hablar con ellos o la actitud no es de un sincero diálogo, no se deje forzar a continuar. Además hay que recordar que muchos pasajes de la Biblia requieren de otros pasajes para la correcta interpretación.

El Cardenal Arinze explica como debe ser nuestro encuentro:

No debe de ser un ataque. No debe ser negativo contra sus miembros, aunque la Iglesia pueda tener necesidad de defenderse ... de los ataques injustos. Mas bien debe estar basado en luz y amor.

La Iglesia ve a las personas pertenecientes a los Nuevos Movimientos Religiosos, no como enemigos para atacarles sino como personas redimidas por Cristo que están ahora en el error y con quienes la Iglesia quiere compartir la luz y el amor de Cristo.(45)

Proclamemos el verdadero reino de Dios. El que por 2000 años ha anunciado la Iglesia Católica. No nos avergoncemos de Jesucristo, de su cruz, de su Santísima Madre María siempre Virgen, ni de la Santa madre Iglesia... (Cf. 1 P. 3,15-16). Los Testigos muchas veces dejan primero hablar a sus principiantes para entrenarlos. Ellos necesitan nuestro testimonio de fe.


POR QUé CRECEN LOS TESTIGOS

El Reporte del Vaticano, Sectas o Nuevos Movimientos Religiosos: Un Reto Pastoral, 3 de Mayo de 1986 presenta muchas razones por las que las sectas crecen alarmantemente en nuestra cultura. Dice que "son pocos los que entran en las nuevas religiones por razones perversas". Mas bien se trata de personas que andan buscando una respuesta a algún vacío en sus vidas. Veamos las razones para entrar en las sectas que más se aplican a los Testigos.

Sentido de propósito y de misión

La necesidad de sentir que nuestra vida tiene un propósito transcendente por el que vale la pena luchar. Hacen creer que la Iglesia Católica permite vivir una vida fácil de pecado.

Respuestas rápidas, compromisos específicos

Muchas personas se sienten perdidas y desean que les impongan un orden especifico de vida sobre el que no tengan mucho que pensar. La Iglesia exige el discernimiento el uso de la razón guiado por la fe. Muchos se sienten culpables cuando los Testigos les visitan al no poder responder a sus preguntas y retos. Le echan entonces la culpa a la Iglesia que no les enseñó.

La obsesión con las profecías apocalípticas atraen a personas en crisis, bajo presión, desorientadas, desilusionadas, que han perdido la razón de vivir. La actual situación moral lleva a muchos a estas condiciones.

Necesidad de pertenecer, participar, apoyo, seguridad, dirección.

Los Testigos aprisionan más fácilmente a personas que se sienten heridas y rechazadas, alienadas o excluidas. Ya sea un problema con un miembro de la Iglesia o una crisis familiar por divorcio, etc. Los Testigos buscan remplazar los antiguos lazos ofreciendo un ambiente nuevo en su grupo. En el nuevo ambiente hacen a la persona sentirse importante y de gran ascendencia espiritual.

Podemos ver por qué tienen tanto éxito en una sociedad de inmigrantes, de familias rotas, de falta de valores seguros y de estabilidad.

Con frecuencia los testigos capitalizan de los resentimientos entre familiares. Una persona resentida encontrará en los Testigos justificación religiosa para sus sentimientos de alienación. Los Testigos le reforzarán su actitud haciendo ver que sus familiares están "perdidos" y la culpa de todo al fin la tienen por ser católicos.

Lo mismo puede ocurrir si la persona está resentida contra la Iglesia o la sociedad en general. Antes de entrar en los Testigos se sentían culpables de albergar esos resentimientos, ahora, con los Testigos, esos mismos resentimientos parecen ser una prueba de buena religión, especialmente si están dirigidos contra católicos.

Encontrar Salvación asegurada en el grupo

Los Testigos aseguran que solo se salvarán los Testigos mientras todos los demás serán aniquilados en el fin que ya es inminente. Esto asusta a algunos mientras que a otros les inflama su deseo de ser parte de un pequeño grupo de selectos.

Búsqueda de conocimiento

Hacen ver que los católicos nunca abren la Biblia. Esto es verdad para muchos que no vivían como buenos católicos. En vez de comprender que la solución esta en abrir la Biblia dentro de la Iglesia, llegan a creerse que solo los Testigos la estudian. No saben, por supuesto, de la mutilación de la Biblia de los Testigos.

Guía espiritual

Millones de personas no tienen ninguna guía espiritual. No hay quien les ayude a encontrar el camino. Muchos no tienen apoyo de nadie. Los Testigos vienen a llenar el vacío.

Necesidad económica, presiones familiares, curiosidad

En una sociedad tan azotada por el paganismo, los problemas personales van en aumento, también la desesperación. Se busca una salida, algo que nos llene. Algunos empiezan para probar y luego se van enredando.

Es evidente que el hombre hace bien en buscar respuestas a muchas de las necesidades humanas arriba expuestas. Por eso el Cardenal Arinze estima que las sectas tienen mas éxito cuando la Iglesia ha fallado en tocar la buena motivación de los personas(46). Tampoco se puede ignorar la responsabilidad personal de elegir bien.

Estamos en tiempos de desorientación doctrinal y de confusión en la Iglesia . Según el Cardenal Arinze "Esta confusión ocurre en parte por las dudas sembradas por algunos teólogos católicos y otros que retan las enseñanzas del magisterio o por una pobre educación religiosa"(47). Una mente confundida sobre las fe se debilita y no tiene recurso al alimento sólido que Cristo nos ofrece en su Iglesia. Las sectas se aprovechan de estas debilidades para ofrecer falsas soluciones.

En los ambientes católicos donde hay confusión y falta de celo por la verdadera fe, los falsos profetas demuestran un celo formidable para promulgar sus doctrinas y para dirigirse a los interrogantes del hombre moderno.

Todos somos responsables. El crecimiento de las sectas se debe, dice S.S. Juan Pablo II, a la "tibieza e indiferencia de los hijos e hijas de la Iglesia que no están al nivel de la misión evangelizadora, con el débil testimonio que dan de una vida Cristiana consistente"(48)


CONCLUSIÓN

La Biblia nos advierte: "surgirán muchos falsos profetas, que engañarán a muchos. Y al crecer cada vez mas la iniquidad, la caridad de la mayoría se enfriará. Pero el que persevere hasta el fin, ese se salvará." (Mt 24,11-13; Cf.24-25). Estamos presenciando una gran apostasía. Cada año Millones abandonan la sana doctrina de la Iglesia Católica para entrar en los Testigos y en otras sectas.

El maligno se roba a los que están espiritualmente enfermos o muertos. Los atrapa en redes de confusión para alejarlos de la doctrina de Cristo que es luz y guía para nuestra inteligencia. Se pierden por falta de conocimiento o por la tibieza de la fe. Los Testigos llenarán el vacío con falsas doctrinas y con un celo desviado.

El reto de los Testigos y otras sectas debe despertarnos. La mejor defensa es poner los ojos en Cristo y profundizar el conocimiento de la verdadera fe. Donde hay luz se disipan las tinieblas.

Jesús nos prometió: "Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28,19).

Ten presente que en los últimos días sobrevendrán momentos difíciles; los hombres serán egoístas, avaros, fanfarrones, soberbios, difamadores,... que tendrán la apariencia de piedad, pero desmentirán su eficacia. Guárdate también de ellos.

A éstos pertenecen esos que se introducen en las casas... que siempre están aprendiendo y no son capaces de llegar al pleno conocimiento de la verdad...

Tú, en cambio, persevera en lo que aprendiste y en lo que creíste, teniendo presente de quiénes lo aprendiste, y que desde niño conoces las Sagradas Letras, que pueden darte la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. -II Timoteo 3,1-7;14-15

ORACIONES

Elevemos nuestras oraciones constantemente ante el Señor por la renovación de la fe entre los católicos y la conversión de los Testigos de Jehová y todos los que están apartados de la Iglesia. Muchos podrán salvarse por tu intercesión unida a Jesucristo.

Que tu Espíritu Santo nos asista, -para que seamos testigos de tu verdad y de tu bondad ante los vacilantes y equivocados. Concédenos vivir más profundamente el misterio de Cristo, -para que podamos dar testimonio de él con más fuerza y claridad. -(Liturgia de las Horas, martes IV de cuaresma)

Consagración Mariana de San Luis de Montfort

Yo, N., un infiel pecador - renuevo y ratifico hoy en tus manos, oh Inmaculada Madre, los votos de mi bautismo; renuncio para siempre a Satanás, a sus ostentaciones y maniobras; y me entrego enteramente a Jesucristo, la Sabiduría Encarnada, a cargar mi cruz ante él todos los días de mi vida y ser fiel a él más que nunca lo haya sido.

En presencia de todas las cortes celestiales te elijo en este día por madre y maestra. Me entrego y consagro a ti, como tu esclavo, mi cuerpo y mi alma, mis posesiones, tanto internas como externas e incluso el valor de todas mis buenas acciones pasadas, presentes y futuras; dejando en ti el entero y completo derecho de disponer de mi, y todo lo que me pertenece, sin excepción, de acuerdo a tu voluntad, para mayor gloria de Dios, ahora y por siempre. Amen.


NOTA: Las notas numeradas desvían automáticamente al Artículo original.

martes, 21 de julio de 2009

¿Quienes son los Testigos de Jehová? Parte III

Cortesía de http://www.corazones.org

ERROR # 4: NIEGAN QUE JESÚS MURIÓ EN LA CRUZ

Se oponen a la veneración de la cruz (27) alegando que:

  • Jesús no murió en la cruz sino en un "madero".
  • La cruz es un símbolo pagano que se usaba antes de Cristo e introducido en el cristianismo a mediados del siglo III d.C.

Respuesta:

Nadie duda (excepto los Testigos) que la cruz era utilizada por los romanos para sentenciar a muerte. Es un hecho histórico ampliamente documentado.

La razón por la que veneramos la cruz es que Cristo quiso morir en ella para salvarnos. Es por eso signo del cristianismo, no desde el siglo III como alegan los Testigos, sino desde el tiempo de los Apóstoles. Tanto S. Pedro como S. Pablo dan claro testimonio de su amor a la cruz, como se explica mas adelante.

La palabra "madero" (Hechos 5,30) se refiere a la materia y no a la forma del instrumento. Por eso se puede decir que Jesús murió en una cruz como también que murió en un madero(28). El error de los Testigos es que confunden las cosas y terminan rechazando la cruz.

El Nuevo Testamento menciona explícitamente a la cruz 29 veces y hace referencia a la cruz más de 48 veces. Para el cristiano la cruz es central porque es el sacrificio por el que Cristo nos salva. Dice S. Pablo: "Decidí ignorar todo excepto a Jesucristo y este crucificado" (I Cor 2,2); "Dios me libre de gloriarme más que de la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo" (Gal 6,14); "Mi amor está clavado a la cruz (Rom 7,2 Cf. 1 Cor 1,8; Fil 3,18; Gal 6,14...).

Tenemos el testimonio irrefutable de la fe de la Iglesia desde el principio y de los historiadores de la época. Todo esto lo ignoran los Testigos con tal de enterrar la cruz y el verdadero cristianismo.

Los Testigos se afanan por erradicar todo vestigio del cristianismo auténtico porque no creen en Jesucristo como Señor y salvador. Por eso consideran la veneración de la cruz idolatría. Resienten que se adore a Jesucristo porque no lo reconocen como Dios.

Consideran la cruz señal de vergüenza en esto concuerdan con los que creían haber triunfado cuando lo crucificaron.

Detrás de este odio a la cruz está Satanás quién por ella fue vencido y huye de su poder.


ERROR # 5: NIEGAN LA RESURRECCIÓN CORPORAL DE JESUCRISTO

Dicen que Jesús resucitó como espíritu sin cuerpo. El cuerpo, según ellos, se pudrió en la tumba. Lo que resucitó, dicen, fue un espíritu angélico.

Respuesta:

Qué dice la Biblia:

  • Dice el ángel: "no está aquí, ha resucitado, como lo había dicho. Venid, ved el lugar donde estaba". (Mateo 28,6) Es evidente que el ángel anuncia que no quedó un cuerpo en la tumba.
  • Dice Jesucristo resucitado: "Vean mis manos y mis pies, que Yo mismo soy; pálpenme y vean, porque un espíritu no tiene carne y huesos así como contemplan que Yo tengo" (Lc 24,39).
  • Jesús resucitado dice a Tomas: "Toma tu mano y métela en mi costado..." (Jn 20,27).

Los discípulos después de la Pasión del Señor no estaban inclinados a creer en la Resurrección.. Al principio no creyeron a las mujeres que regresaban del sepulcro y "sus palabras les parecían como desatinos" (Lc 24,11). Cuando Jesús se manifiesta, "les echó en cara su incredulidad" (Mc 16,14). Cuando lo ven resucitado, al principio creen que es un espíritu (Cf. Lc 24,39). Ante una aparición de Jesús "algunos sin embargo dudaron" (Mt 28,17). Pero la experiencia directa de la realidad de Jesús resucitado les lleva a la fe y a descartar que fuese un fantasma o un espíritu sin cuerpo.(29)

El Catecismo:

Jesús resucitado establece con sus discípulos relaciones directas mediante el tacto (Cf. Lc 24,39; Jn 20,27) y el compartir la comida (Cf. Lc 24,30. 41-43; Jn 21,9. 13-15). Les invita a reconocer así que el no es un espíritu (Cf. Lc 24,39) pero sobre todo a que comprueben que el cuerpo resucitado con el que se presenta ante ellos es el mismo que ha sido martirizado y crucificado ya que sigue llevando las huellas de su pasión (Cf. Lc 24,40; Jn 20,20. 27). Este cuerpo auténtico y real posee sin embargo al mismo tiempo las propiedades nuevas de un cuerpo glorioso... por esta razón también Jesús resucitado es soberanamente libre de aparecer como quiere...(30)


ERROR # 6: RECHAZAN TODOS LOS SACRAMENTOS

Respuesta

Los sacramentos se fundamentan en Cristo y tienen su origen en sus acciones y palabras que encontramos en el Nuevo Testamento.

Tomemos por ejemplo el bautismo y la Eucaristía.

El Bautismo

Consideran el bautismo solo como un símbolo y no bautizan a los niños.

Respuesta:

Fuimos, pues, con él sepultados por el bautismo en la muerte, a fin de que, al igual que Cristo fue resucitado de entre los muertos por medio de la gloria del Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva. (Romanos 6,4)

Vemos que el bautismo no es solo un símbolo. En el recibimos la gracia de Dios para morir al pecado y nacer a una vida nueva en Cristo.

La Eucaristía

Los Testigos niegan que Cristo esté realmente presente en la Eucaristía. No es difícil comprender que caigan en esta herejía ya que niegan la divinidad de Jesucristo.

Respuesta:

Para negar la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía, los Testigos cambian temerariamente el texto Bíblico.

La verdadera Biblia, la traducida del original griego dice "Esto es mi cuerpo" (Mt 26,26; Mc 14, 22; Lc 22,19; 1 Cor 11,23). La Biblia de los Testigos dice en vez "esto significa mi cuerpo".

La palabra griega "estin" (es) significa identidad, jamás representación.

La enseñanza de la Iglesia sobre los siete sacramentos se encuentra explicada con sus fundamentos bíblicos en la segunda parte del Catecismo de la Iglesia Católica: "La celebración del misterio cristiano". Este catecismo no debe faltar en un hogar cristiano. Allí encontrará mas explicación y fundamentos bíblicos.


ERROR # 7: NIEGAN LA VIRGINIDAD Y MATERNIDAD DIVINA DE MARÍA

¿Cómo pueden los Testigos, sin creer en El Espíritu Santo ni la divinidad de Jesucristo, interpretar el milagroso nacimiento virginal de Jesús? Sin encontrar otra forma de resolver el problema, los Testigos se inventan el argumento mas absurdo. ¡Tratando de negar el milagro, enseñan que Jesús fue concebido por un proceso semejante a la inseminación artificial!

En la misma revista "¡Despertad!", órgano oficial de la secta, 8 de diciembre ´98, pag. 8:

"Hace dos mil años, Dios transfirió la vida de Jesús a la matriz de una virgen judía para que naciera como hombre. Aun hoy, la inseminación artificial permite al ser humano obtener resultados semejantes en ciertos aspectos"

Respuesta:

La posición de los Testigos carece de todo fundamento. Para negar el milagro inventan otro milagro que nada tiene que ver con las Sagradas Escrituras. No tienen otro propósito que negar la divinidad de Jesús en este invento que negar lo que del pasaje se deduce, es decir, que al nacer de una madre Virgen, no tiene padre humano y Dios es su Padre.

Los Evangelios presentan la concepción virginal como una obra divina que sobrepasa toda comprensión y toda posibilidad humana (Cf. Lc 1,34). Es evidente que San José no es el padre puesto que el es sorprendido por la noticia y planea dejarla. "Lo concebido en ella viene del Espíritu Santo", dice el ángel a José a propósito de María, su desposada (Mt 1,20). La Iglesia ve en ello el cumplimiento de la promesa divina hecha por el profeta Isaías: "He aquí la virgen concebirá y dará a luz un hijo" (Is 7,14 según la traducción griega de Mt 1,23).(31)

La profundización de la fe en la maternidad virginal ha llevado a la Iglesia a confesar la virginidad real y perpetua de María (Cf. DS 427) incluso en el parto del Hijo de Dios hecho hombre (Cf. DS 291; 294; 442; 503; 571; 1880)(32).

Ver arriba: "hermanos de Jesús".


ERROR # 8: NIEGAN LA EXISTENCIA DEL INFIERNO

Según los Testigos, los condenados serán aniquilados (cesarán de existir).

Respuesta:

La Biblia dice: "Temed mas bien a quien puede arrojar cuerpo y alma al infierno" (Mt 10,28; Cf. Lc 16,23-28, Mt 25,41.46). Jesús, hablando del infierno dice que allí es "donde su gusano no muere y el fuego no se apaga" (Marcos 9,48).


ERROR #9 NIEGAN LA INMORTALIDAD DEL ALMA

Respuesta:

Si el alma no fuese inmortal no hubiese vida eterna ni salvación. La Biblia nos habla de la vida eterna y de la salvación del alma (Hebreos 10,39, Santiago 5,20)

I Pedro 3,4 "... en la incorruptibilidad de un alma dulce y serena: esto es precioso ante Dios."


ERROR #10 : ACUSAN A LA IGLESIA CATÓLICA DE SER LA BABILONIA DEL APOCALIPSIS (33)

Respuesta:

Sus ataques virulentos contra la Iglesia Católica son una de las características de la secta. El odio a la Iglesia les lleva a la difamación y la calumnia. Identifican irracionalmente a la Iglesia con todo lo peor.

Según los Testigos, "la Iglesia otorga los títulos "de divino y hasta "vicediós" para el Papa".(34) Esto es absolutamente falso. Jamás la Iglesia a dado estos títulos al Papa. El hecho de que los Testigos continúan con esta calumnia demuestra lo imposible que es dialogar con ellos.

Según ellos, los sacerdotes son la "personificación de la desobediencia a Jehová Dios. "Ellos (los sacerdotes) forman un hombre de iniquidad"(35). Sin comentarios...

Los Testigos acusan a los Católicos de ser pecadores. Ciertamente lo somos. Ellos también. S. Pablo dice: "todos pecaron y están privados de la gloria de Dios" (Romanos 3,23).

Es posible pertenecer a la verdadera Iglesia y no vivir en la verdad, como también es posible ir a un buen médico y no tomar su medicina. ¿de que valdría? Lo que nos interesa para descubrir cual es el buen médico no es la conducta de sus malos pacientes. Mas bien, ¿Cual es su medicina?.

¿Quién nos ofrece la medicina de Cristo y quien el veneno de Satanás? ¿Quien nos da la buena doctrina para llevarnos al cielo y quien el error que nos esclaviza?

El Nuevo Testamento menciona a la Iglesia 94 veces(36). No se refiere a los Testigos, que fueron fundados, como vimos, en 1879, sino a la Iglesia Católica. La misma a la que Juan llama Esposa y Novia de Cristo (Apocalipsis 19,7; 21,9), la misma que los Testigos persiguen y calumnian.


ERROR #11: PROHÍBEN DAR TÍTULOS DE HONOR

Se basan en textos como Lucas 11,43:

"¡Ay de vosotros, los fariseos, que amáis el primer asiento en las sinagogas y que se os salude en las plazas!"

Respuesta:

Es cierto que nadie debe buscar honores. Jesucristo nos enseña y da ejemplo de humildad. Debemos mas bien tomar el último puestos como Jesús, María y los santos.

Pero debemos dar honor a quien se le debe. La Iglesia es un cuerpo con variedad de miembros y funciones. Todos tenemos la misma dignidad por el bautismo pero no el mismo lugar en el cuerpo.

La Biblia enseña a honrar:

A los padres y mayores:

  • "Honra a tu padre y a tu madre, tal es el primer mandamiento" (Efesios 6,2; Cf. Deut 5,16, Ex 20,12)
  • "Honra a las viudas" (I Timoteo 5,3)
  • "El anciano y honorable es la cabeza" (Isaías 9,14)
  • "Ponte en pie ante las canas y honra el rostro del anciano" (Levítico 19,32)
  • "Quien honra a su padre expía sus pecados" (Eclesiástico 3,3)

A los que ejercen responsabilidad civil:

  • "En medio de sus hermanos es honorable el jefe" (Eclesiástico 10,20)
  • "Yahveh consolidó el reino en su mano; y todo Judá traía presentes a Josafat, que adquirió grandes riquezas y honores" (II Crónicas 17,5
  • "Se acostó Ezequías con sus padres, y le sepultaron en la subida de los sepulcros de los hijos de David; y todo Judá y los habitantes de Jerusalén le rindieron honores a su muerte" (II Crónicas 32,33)

A los que ejercen su profesión dignamente:

  • "Da al médico, por sus servicios, los honores que merece, que también a él le creó el Señor". (Eclesiástico 38,1)

A los que son ejemplo de santidad:

  • "El humilde de espíritu obtendrá honores"(Proverbios 29,23)
  • "Grande, juez y poderoso reciben honores, mas no hay mayor entre ellos que el que teme al Señor" (Eclesiástico 10,24)
  • "Mas honra a los que temen a Yahveh" (Salmos 15,4)
  • Lucas, al comenzar su evangelio honra al "excelentísimo Teófilo" (Lc 1,3).

A los difuntos

  • "Se acostó Ezequías con sus padres, y le sepultaron en la subida de los sepulcros de los hijos de David; y todo Judá y los habitantes de Jerusalén le rindieron honores a su muerte. (II Crónicas 32,33)

Los católicos honran a sus sacerdotes y obispos porque Dios los ha ungido pastores sobre la grey. En esto imitan a San Pablo quien afirma: "yo he sido constituido heraldo y apóstol, maestro de los gentiles en la fe y en la verdad" (I Tim 2,7).

Al honrar a los ungidos del Señor reconocemos la consagración por la que Dios los ordena a ser pastores. La honra no busca exaltar a la persona sino reconocer la dignidad del ministerio. Cuando hay respeto se facilita la misión. Además, honrando a nuestros superiores y a los mayores crecemos en humildad.

Es cierto que no faltan los que abusan de sus posiciones y se llenan de orgullo. El juicio sobre estos le toca a Dios. Nosotros debemos atenernos a la recomendación de San Pablo:

"Por lo demás, hermanos, todo cuanto hay de verdadero, de noble, de justo, de puro, de amable, de honorable, todo cuanto sea virtud y cosa digna de elogio, todo eso tenedlo en cuenta". -Filipenses 4,8


ERROR #12: PROHÍBEN LLAMAR A NADIE "PADRE"

Se basan en Mateo. 23,9.

Respuesta:

Jesús rechaza el orgullo con el que algunos se aferran a los títulos. Ser padre es una vocación que se recibe del Padre del cielo y ante El se debe vivir con responsabilidad. Vemos en la Biblia que en la Iglesia debe existir una relación de familia que da validez a que el sacerdote se le llame padre. Algunos ejemplos:

  • Pablo llama a Tito y a Timoteo por el apelativo hijo (Tito 1,4). y se refiere a sus jueces como padres (Hechos 22,1).
  • Pablo se llama a si mismo padre (1 Cor 4,15). En el próximo versículo nos exhorta a ser "sus imitadores"..

Siendo los Testigos tan legalistas, nos preguntamos: ¿Imitan a Pablo?, ¿Cómo llaman ellos a sus padres carnales?, ¿Permiten que sus propios hijos les digan papa?.


ERROR #13 PROHÍBEN LA PRÁCTICA DE TODA RELIGIÓN

Respuesta:

La palabra religión viene del latín "religio" (re-ligar o atar). Ser religioso es estar atado a Dios, ser fiel a la alianza. Dios tomó la iniciativa para establecer una alianza con su pueblo. Para ser parte de su pueblo es necesario cumplir las exigencias de la alianza. Cristo no abolió la ley sino que le dio pleno cumplimiento. Ser religioso es tener creencias y prácticas que expresan nuestra relación con Dios. La religión tiene generalmente una forma social, cultural o institucional pero es también una práctica privada.

Lo importante entonces es que nuestra religión sea como Dios quiere y no a nuestro antojo. Es evidente que los judíos practicaban su religión. Jesús también practicaba la religión cada vez que rezaba, participaba de la pascua y otras fiestas judías, asistía a la sinagoga y al Templo. Los primeros cristianos era muy religiosos. Su amor a Dios les movía a vivir en comunidad y seguir las instrucciones de los apóstoles (Cf. Hechos 2,42).

Es evidente que los Testigos también son religiosos, ya que tienen sus compromisos y forma de vida. El problema es que no se fundamentan en la verdad.

Leemos en la Biblia:

  • "Sabemos que Dios no escucha a los pecadores; más, si uno es religioso y cumple su voluntad, a ése le escucha." (Juan 9,31)
  • "La religión pura e intachable ante Dios Padre es ésta: visitar a los huérfanos y a las viudas en su tribulación y conservarse incontaminado del mundo." (Santiago 1,27)

ERROR #14: PROHÍBEN LAS TRANSFUSIONES DE SANGRE

Se fundamentan en la Biblia:

  • "Sólo dejaréis de comer la carne con su alma, es decir, con su sangre" (Génesis 9,4).
  • "Porque la vida de la carne está en la sangre, y yo os la doy para hacer expiación en el altar por vuestras vidas, pues la expiación por la vida, con la sangre se hace. (Lev 17,11)

Respuesta:

Cristo nos enseñó que las antiguas prohibiciones de alimentos ya no tienen sentido en la Nueva Alianza. "El Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo" (Rm 14,17). De todas formas, es difícil comprender como los Testigos deducen de la prohibición de comer sangre de animales en el A.T. la prohibición contra las transfusiones de sangre que precisamente busca salvar la vida humana.

Si tuviésemos que morir por fidelidad a Dios, sería algo loable. Pero los Testigos llegan hasta el fanatismo de dejar morir a un ser querido basándose en una falsa interpretación bíblica.


ERROR #15: JEHOVÁ ES EL NOMBRE DE DIOS

Los Testigos de Jehová toman su nombre de Isaías 43,10: "Vosotros sois mis Testigos - oráculo de Jehová". Veremos que están errados hasta en su nombre ya que en la Biblia no aparece la palabra "Jehová" y sino solo las letras consonantes. La mejor interpretación sería "Yahveh" y no "Jehová".

Según los Testigos, la pronunciación correcta del nombre de Dios es necesaria para la salvación (mas importante que la fe en Jesucristo). Es por tanto de capital importancia para ellos que a Dios se le llame según lo que ellos creen ser la forma correcta: Jehová.

Según ellos, el nombre de Dios "ha sido ocultado a los lectores que necesitan conocer el nombre para su propia salvación."(37) y "...Los que no lo usan (el nombre correcto) no podrían ser identificados con aquellos a quienes Dios saca para que sean un pueblo para su nombre"(38). Acusan a la Iglesia de conspirar para esconder el verdadero nombre de Dios.

¿Cuál es la pronunciación correcta del nombre de Dios, "Jehová" (según dicen los Testigos) o "Yahveh" (como aparece en las Biblias católicas)?

Respuesta (39) (39):

El problema que se plantea tiene que ver con la pronunciación del nombre de Dios y no con la traducción.

Los Israelitas, por respeto, no escribían ni pronunciaban el nombre de Dios. En vez, decían "Adonai" (Señor) o "Elohim" (Dios). (El nombre "Jehová" no existe en el idioma hebreo)

Para escribir, en lugar del nombre de Dios ponían un tetragrama de solo cuatro consonantes y sin vocales: Y-H-W-H que no tiene traducción. En el siglo XIII A.D., o sea, mas de 2000 años después de que los israelitas comenzaran a referirse a Dios, algún escriturista añadió las vocales de Adonai "a-o-a" al tetragrama Y-H-W-H. Esto daría, según una interpretación fallida, una pronunciación que se traduce como "Jehová".

Los mismos Testigos de Jehová reconocen que "Muchos doctos hebreos modernos prefieren dar al nombre la pronunciación Yahweh"(40) ¡Los Testigos, sin embargo, no solo insisten en el error sino que lo hacen indispensable para la salvación!

Veamos ahora el Nuevo Testamento.

En el texto griego original del Nuevo Testamento no aparecen las palabras Yahveh o Jehová. Parece extraño que si el nombre Jehová fuera indispensable pronunciarlo para salvarse, no se mencione en la Biblia.

En el Nuevo Testamento a Dios se le llama "Kyrios" (Señor). Los Testigos, sin embargo, en vez de "Señor", la traducen como "Jehová". ¡Hacen esta mutilación del Nuevo Testamento 237 veces(41) con el propósito de "honrar" a Dios!.

Pero en las numerosas ocasiones en que el N.T. usa "Kyrios" para referirse a Jesucristo, los Testigos no lo traducen como "Jehová" sino como "Señor". (algunas citas: Jn 11,39; Jn 13,25; Jn 21,7; 1 Cor. 12,3).

¿Que nos enseña Jesús sobre el nombre de Dios? No nos enseña a decir ni "Yahveh" ni "Jehová" (nombres que no aparecen como vimos en el N.T.). Jesús claramente nos revela un nuevo nombre por el que debemos referirnos a Dios: "Padre". "Padre justo... Yo les he dado a conocer tu Nombre y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que tú me has amado esté en ellos."(42) (Jn 17,25-26.. Cf. Jn 17,1s, Mt 11,27).

Al enseñarnos a decir Padre y a rezar Padre Nuestro, Jesús nos revela la profundidad de la Nueva Alianza en la que llegamos a ser hijos de Dios.

Los Testigos al no entender el Nuevo Testamento donde Jesús nos revela al Padre, no comprenden que "Quien reconoce al Hijo tiene también al Padre" (1 Jn 2,23). Ellos no reconocen al Hijo porque niegan su divinidad.

Pero los Testigos tampoco comprenden el A.T. ya que, como vimos, los judíos no tenían la palabra "Jehová".

"Queridos, no os fiéis de cualquier espíritu, sino examinad si los espíritus vienen de Dios, pues muchos falsos profetas han salido al mundo". (1 Jn 4,1)

Compartir