sábado, 26 de septiembre de 2009

El Papa lleva mensaje de Cristo a "tierra de ateos"… con profundas raíces cristianas

PRAGA, 25 Sep. 09 / 08:12 pm (ACI)

El Nuncio Apostólico en República Checa, Mons. Diego Causero, destacó la importancia de la visita que el Papa Benedicto XVI iniciará en las próximas horas a este país y explicó que el Santo Padre tratará de "despertar el alma" de esta llamada "tierra de ateos" que pretende olvidar sus profundas raíces cristianas.

"Se sabe que la República Checa es uno de los países con la tasa más alta de agnosticismo en Europa. El periódico Mala Fronta Dnes, en su edición del 23 de septiembre, con un gran titular daba la bienvenida al Papa a ‘la tierra de los ateos’. El público tiende a considerar a la indiferencia religiosa como un título de orgullo y modernidad.", explicó el Nuncio en un artículo publicado en L’Osservatore Romano.

Para el Arzobispo, el Papa llega como "un viaje misionero de Jesucristo para cumplir con una Iglesia pequeña pero fiel, a la que es necesario confirmar con sabiduría y paternidad".

Según Mons. Causero, "la radical y arrogante secularización de la mayor parte de la población checa tiene larga data y no sólo es una consecuencia del período de la dictadura comunista. Se ha cultivado desde el comienzo del siglo XIX, de la influencia ilustrada y anticlerical en la cultura y el nacionalismo en la política".

"Durante dos siglos, la cultura ha reforzado los prejuicios existentes contra la Iglesia. La idea general de la cultura y la educación popular es que la República Checa fue creada para combatir la sumisión al yugo del imperio de los Habsburgo y de la Iglesia Católica romana que junto al papado son, en la opinión popular, dos manifestaciones de una sola la opresión. El régimen comunista ha actuado en la misma línea, haciendo hincapié en la hostilidad hacia cualquier manifestación de la religión, pero oprimiendo especialmente a la Iglesia Católica", agregó.

El Nuncio aseguró que "el Papa llega para cortar esa corteza de indiferencia y hostilidad, para dar coraje, esperanza y alegría a la Iglesia" que empieza a vivir del "el germen de vitalidad espiritual que está apareciendo gracias a los movimientos y grupos pequeños".

"Benedicto XVI viene en el nombre del Señor a decir a esta Iglesia, fiel y herida, que el Evangelio tiene el poder de despertar y confirmar nuestra fe, de transformar nuestra vidapersonal y social. Cristo no quita nada al hombre, sino que enriquece y da plenitud a su vida. La ausencia de Dios es también la ausencia de la humanidad. El país necesita líderes apasionados que den testimonio", agregó y encomendó al viaje al Niño Jesús de Praga, de gran devoción en Europa y el mundo.

No hay comentarios:

Compartir